VIDEO | Incautan en Valencia la mayor colección ilegal de animales disecados de España por 29 millones de euros

Se investiga al hijo de Ros Casares por los delitos de contrabando y otro relativo a la protección de la flora y fauna en el término municipal de Bétera.

La Guardia Civil encontró la mayor colección ilegal de animales disecados de España y una de las más grandes de Europa en Bétera. El Instituto Armado investiga, en el marco de la operación ‘Valcites’ a uno de los hijos del conocido empresario valenciano Ros Casares que falleció en el año 2014. Está imputado por los delitos de contrabando y otro contra la protección de la naturaleza flora y fauna.

En la operación se hallaron 1090 especímenes disecados, lo que supone una de las mayores colecciones europeas de taxidermia y la más numerosa encontrada en España, según informa la Benemérita este domingo en una nota.

La operación comenzó el pasado mes de noviembre y estuvo desarrollada por el Equipo de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, después de recibir la información de que en Bétera podía existir una gran colección privada de animales disecados, según explicó en una rueda de prensa el nuevo jefe del Seprona, el teniente Carlos Domínguez.

Animales protegidos CITES

La investigación llevó a los agentes a inspeccionar un terreno de 50.000 metros cuadrados que albergaba una vivienda y dos naves en su interior. En el interior de estas, los guardias civiles encontraron 1090 especímenes de los cuales 405 pertenecen a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres Cites (acrónimo de Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora).

Este acuerdo internacional regula la compra-venta o importaciones de animales y plantas y tiene como propósito que el comercio de estos no amenace la supervivencia de las especies en su entorno natural. El nombre con el que la Guardia Civil ha bautizado la operación (‘Valcites’) mantiene una clara relación con este tratado de protección natural.

Especies extinguidas

Entre los 1.090 especímenes disecados en la extensa colección de taxidermia que evidencia la pasión por la cinegética del hijo del conocido empresario valenciano, los agentes de la Guardia Civil encontraron 405 animales pertenecientes al CITES pero, además, especies extintas en estado silvestre como el oryx dammah (un antílope africano) o en peligro crítico como el addax, un animal incluido en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) al quedar menos de 100 individuos en su hábitat natural.

Entre los trofeos de caza, otros como el tigre de Bengala, el único felino de piel rayada cuyo estado de conservación también está en peligro de extinción en su hábitat natural, zonas de la India, Nepal o Birmania. Una de las principales amenazas para estos animales es, precisamente, el hecho de ser cazados de forma furtiva para atesorarlos como trofeos.

Una colección valorada en 29 millones

Los agentes encontraron distintos tipos de animales con diversos niveles de protección como el guepardo, leopardo, león, lince, oso polar, pantera de las nieves, rinoceronte blanco, entre otros dentro de la enorme colección. Entre las piezas encontradas destacan los 198 grandes colmillos de marfil de elefantes, que tienen un valor de mercado “entre 45.000 y 90.000 euros el kilogramo”, según explicó el teniente Carlos Domínguez.

En total, la mayor colección de trofeos de caza de España formada por más de un millar de piezas podría alcanzar un valor total de 29 millones de euros, según informa el Instituto Armado.

Justificar la tenencia de piezas

Tras el hallazgo, los profesionales de la Benemérita encargados de esta operación están a la espera de que el hijo de Ros Casares aporte la documentación que justifique la tenencia de la enorme colección de taxidermia en sus terrenos de Bétera.

En la operación colaboraron los inspectores y técnicos facultativos de la Unidad Técnica de la Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza y miembros del Instituto Legal y Ciencias Forenses, que gracias al Sistema Integrado de Gestión y Control de la Calidad y del Medio Ambiente han conseguido identificar a las especies protegidas.

También se contó con la colaboración de EUROPOL, enmarcada dentro de las actuaciones EMPACT, de la cual el Cuerpo de la Guardia Civil es colíder. Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Liria y también ha colaborado en la investigación el Fiscal del área de Medio Ambiente.

La operación sigue abierta y centrada en averiguar “la trazabilidad de los animales”: cómo llegaron desde países tan lejanos como “Canadá, Irán, India, Afganistan o Siberia” y cómo lograron introducirse en España sin ser detectados en las aduanas o el taxidermista que los disecó, según explicó el jefe del Seprona.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Un tercio de la vida polar marina está amenazada por el cambio climático

La pérdida progresiva de las banquisas polares podría tener unos resultados nefastos para el ...

La vaquita mexicana se está extinguiendo

Este animal sólo existe en México y la población en 2015 apenas superaba los ...