viernes, agosto 12, 2022

Así sería la Tierra si la Luna desapareciera

Más leídas

¿Te imaginas qué sería de nuestro planeta sin la presencia de nuestro satélite natural? ¿Qué sucedería? Estas son las consecuencias de un mundo sin la Luna.

Aunque la Luna se aleja cada año de nosotros aproximadamente a un ritmo de 3,78 centímetros y, cuando se formó, estaba casi 16 veces más cerca de la Tierra de lo que está hoy, estamos acostumbrados a verla cada noche en el cielo (en todas sus fases a lo largo del mes), como ese astro maravilloso que hemos visitado alguna que otra vez en el pasado y que planeamos volver a pisar en un futuro no muy lejano.

Pero, ¿y si desapareciera?

El campo de la ciencia ficción se ha ocupado de probar cuáles serían las consecuencias de múltiples escenarios relativos a nuestro satélite natural: que se trate de una megaestructura alienígena (como en Moonfall de 2022), que está habitada (como en Viaje a la Luna de 1902), incluso por un extraño anciano (como en La Gran Sorpresa de 1964) y muchos otros argumentos más.

Pero en realidad, pasarían muchas más cosas. Para empezar, recuerda que la luna llena es, en promedio, unas 14 000 veces más brillante que Venus. Imagina cómo serían las noches sin luna llena. Serían noches tremendamente oscuras. Quizá si no tuviéramos tanta contaminación lumínica en el mundo podríamos decir que sería un planteamiento idóneo para contemplar las estrellas todas las noches gracias a los cielos tan oscuros. Sería como si hubiera luna nueva cada día. Más oscuro aún, porque, si bien siempre está oscuro por la noche, es la luz reflejada de la Luna la que nos proporciona una apariencia de iluminación: no podrías ver la mano justo en frente de tu cara.

  Minerales raros identificados por la ciencia

Probablemente sería un paraíso para los astrónomos. Sin luna, podríamos ver objetos mucho más tenues y distantes en el espacio durante todo el año, sin tener que esperar la fase correcta para su observación.

Mareas

Sin embargo… este es el lado más simplista de esa realidad sin luna. Recordemos la luna tiene una gran influencia en las mareas de la Tierra. La luna tira de la Tierra y ralentiza la rotación de la Tierra. La atracción de la luna crea una protuberancia cerca del ecuador de la Tierra, lo que significa que hay un nivel más bajo de agua en los polos. Sin nuestro satélite, las mareas altas y bajas se reducirían aproximadamente un 75 %, algo que pondría en peligro la vida de muchos tipos de especies como mejillones, cangrejos y caracoles de mar que viven en las zonas de marea y también alteraría las dietas de los animales más grandes que dependen de ellos para alimentarse. Muchos ecosistemas estarían en jaque. Y nuestras mareas serían diminutas, casi inexistentes. El único tirón que sentirían sería debido al Sol, que es intrascendente.

Destrucción de la Luna

Si acabara destruida sería una catástrofe; daría como resultado aproximadamente 7 x 10 ^ 22 kilogramos de escombros, que con suerte no golpearían la Tierra en grandes trozos. Cambiaría nuestro mundo para siempre. Los escombros se esparcirían en todas direcciones. Si la explosión fuera lo suficientemente débil, los escombros volverían a formar una o más lunas nuevas; o quizá ninguna; incluso podría generar un sistema de anillos alrededor de la Tierra.

Días más cortos

Precisamente por lo que hemos comentado antes, sin la luna, un día en la tierra solo duraría de seis a doce horas (tendríamos años de más de 1 000 días). Esto se debe a que la rotación de la Tierra se ralentiza con el tiempo gracias a la fuerza gravitacional, o atracción de la luna, y sin ella, los días pasarían en un abrir y cerrar de ojos. Sin la Luna, podríamos tener enormes cambios climáticos en la Tierra durante miles de millones de años, con diferentes áreas que se calentarían extraordinariamente y luego se sumergirían en largas edades de hielo. Casi no veríamos estaciones. También haría más viento. Sin la luna, veríamos un aumento en la velocidad del viento; podrían volverse mucho más rápidos y fuertes sin ella.

  El campo magnético de la Tierra se debilita y Sudamérica es la zona más afectada

Adiós a los eclipses

Al no existir la Luna, ya no tendríamos eclipses de ningún tipo. Ni solares ni lunares. Los eclipses requieren que tres objetos estén alineados: el Sol, un planeta y la luna de un planeta. Sin una luna, nada de esto podría ocurrir. Sería el fin de los eclipses para nuestro planeta.

No estaríamos aquí (teoría especulativa)

¿Las mareas posibilitaron el surgimiento de la vida? Sin la Luna, podría ser que no estuviéramos aquí. Hace 4 000 millones de años aproximadamente, cuando comenzó la vida, la Luna estaba probablemente a la mitad de la distancia de la Tierra que ahora, las grandes mareas iban y venían cada pocas horas y puede que estas mareas hubieran proporcionado la chispa necesaria para convertir la sopa primordial, una colección de precursores químicos simples, en vida compleja. Así, según la teoría de las mareas de la vida de Richard Lathe, estas agitadas mareas crearon las condiciones bajo las que las moléculas de ADN de doble hélice se replicaron con cada ciclo de marea y con ello surgieran las primeras formas de vida.

Últimas noticias

Alimentos veganos y vegetarianos: el Gobierno reguló el etiquetado de los productos

Se incorporaron al Código Alimentario Argentino. La norma define cuándo se podrán utilizar esas definiciones en los envases y rótulos.

Noticias relacionadas