miércoles, febrero 1, 2023

Científicos descubrieron que la lepra puede regenerar el hígado de algunos animales

Más leídas

La lepra es una de las enfermedades más antiguas de la humanidad. Sin embargo, el análisis de sus causas y de sus consecuencias nunca se detuvo. De hecho, recientemente, la ciencia descubrió que la bacteria que causa esta patología puede tener la capacidad de hacer crecer y regenerar el hígado de algunos animales. Esta revolucionaria observación se logró a través de un estudio realizado con mulitas, uno de los armadillos autóctonos de Argentina.

El equipo a cargo de este trabajo pertenece a la Universidad de Edimburgo, ubicada en el Reino Unido. Los expertos -que publicaron el hallazgo en la revista especializada Cell Reports Medicine- encontraron que se pueden reprogramar células hepáticas para, así, aumentar el tamaño del hígado en animales adultos, sin causar ningún tipo de daño ni dejar cicatrices o generar tumores.

En otras investigaciones anteriores, orientadas en el mismo sentido, se promovió el recrecimiento de aquel órgano en los ratones. En estos casos, el procedimiento fue posible a través de células madre y progenitoras con una técnica invasiva que, a menudo, provocó cicatrices y crecimiento de tumores. Basándose en estas experiencias algo fallidas, los científicos de Edimburgo utilizaron la capacidad de reprogramación celular parcial de la bacteria causante de la lepra, Mycobacterium leprae, y descubrieron que lograban el mismo efecto reconstructivo hepático sin los efectos secundarios indeseables.

Estos investigadores, infectando armadillos -huéspedes naturales de la bacteria de la lepra- compararon sus hígados con el de ejemplares no infectados y con otros resistentes a la infección, descubriendo diferencias significativas: los animales que tenían la bacteria de la lepra desarrollaron hígados agrandados, sanos e ilesos con los mismos componentes vitales.

  Joven cargó en hombros a oveja para salvarla de los incendios en Portugal: “Quería ayudar a los demás”

Una de las hipótesis de este fenómeno es que las bacterias “capturaron” la natural capacidad regenerativa propia del hígado de los mamíferos logrando, de esa forma, aumentar su tamaño, dotándolo de más células. Además, los especialistas descubrieron a través de varios indicadores que los hepatocitos, las células hepáticas, habían literalmente rejuvenecido en los armadillos infectados.

Los genes relacionados con el metabolismo, el crecimiento y la proliferación celular se activaron y los relacionados con el envejecimiento se desregularon o se suprimieron. Los científicos creen que esto se debe a que las bacterias reprogramaron las células del hígado, devolviéndolas a la etapa anterior de células progenitoras, que a su vez se convirtieron en nuevos hepatocitos y crearon nuevos tejidos hepáticos.

Este maravilloso descubrimiento puede ayudar a desarrollar conocimientos sobre el envejecimiento y el daño hepático en los seres humanos y en los animales.

A futuro, faltaría identificar específica y fehacientemente el mecanismo por el que las bacterias de la lepra hacen crecer al hígado como órgano funcional sin causar efectos adversos en ejemplares vivos, y quizás entonces podamos trasladar ese recurso para desarrollar intervenciones terapéuticas más seguras.

De esa forma se lograría un método ideal para rejuvenecer hígados envejecidos y regenerar tejidos dañados.

Últimas noticias

El gran defensor del plástico que triunfa con el reciclaje en Chile

Michel Compagnon logró darle un giro a la empresa familiar dos décadas atrás para hacer de materiales en desuso un negocio rentable.

Noticias relacionadas