Encuentran fósiles en la Patagonia que revelan el origen de un árbol sagrado

araucaria patagonica

La araucaria, también llamada pehuén, es el árbol sagrado de los pueblos mapuches. Durante siglos lo veneraron con ofrendas, rezaban a su sombra y sus tribus siempre se afincaban en las zonas donde estaban esos robustos troncos que frenaban los fuertes vientos de la Patagonia.

Cuenta la leyenda que durante un año de hambruna, los jefes tribales mandar a una bosque a un grupo de niños a buscar alimentos para mantenerlos ocupados en algo. Pero al volver de su recorrida solo uno de ellos trajo en su bolso de cuero muchos piñones de araucaria, diciendo que un anciano se los había dado, y le había dicho que eran un alimento muy nutritivo, pero que para comerlo era necesario hervirlos o cocinarlos a fuego por largo tiempo. Eso hicieron, y eso los salvó a todos de morir de hambre. Desde entonces ese fruto del pehuén nacieron los indios pehuenches. y el mito de la araucaria creció hasta la veneración.

Jamás se hubiesen preguntado esos indios patagónicos cuál era el origen de ese árbol maravilloso. Pero ahora la ciencia aporta algo más sobre ellos: nuevos fósiles de coníferas bien preservados de la Patagonia, en Argentina, muestran que un grupo de árboles tropicales en peligro de extinción tiene raíces en el antiguo supercontinente que una vez comprendió Australia, la Antártida y América del Sur.

Las hojas de araucaria fueron parte del estudio encabezado por la doctora Gabriela Rosseto Harris, de la Penn State University, y personal del Museo Egidio Feruglio de Chubut, especializado en paleontología.

“El género Araucaria, que incluye el conocido pino de la Isla Norfolk, es único porque es tan abundante en el registro fósil y todavía vive en la actualidad”, dijo Gabriella Rossetto-Harris, estudiante de doctorado en geociencias en Penn State y autora principal del estudio .”Aunque pueden crecer hasta 60 metros de altura, el pino de la Isla Norfolk también es una planta de interior popular que puedes reconocer en el consultorio de un dentista o en un restaurante”, comenta en un comunicado.

La araucaria creció en todo el mundo a partir de hace unos 170 millones de años, en el período Jurásico. Alrededor del tiempo de la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años, la conífera se restringió a ciertas partes del hemisferio sur, dijo el coautor Peter Wilf, profesor de geociencias y asociado en el Instituto de Sistemas Ambientales y de la Tierra (EESI).
Hoy existen cuatro grupos principales de Araucaria, y el momento de cuándo y dónde evolucionaron estos linajes vivos aún se debate, dijo Rossetto-Harris. Uno crece en América del Sur, y los otros tres se extienden por Nueva Caledonia, Nueva Guinea y Australia, incluida la Isla Norfolk. Muchos son ahora especies en peligro de extinción o vulnerables. Por lo general, se cree que el grupo de pinos de Norfolk, el más diverso con 16 especies, evolucionó cerca de su área de distribución moderna en el Pacífico occidental mucho después de que el supercontinente de Gondwan se separó a partir de hace unos 50 millones de años, agregó Rossetto-Harris.
Las hojas con forma de aguja serían rastros comunicantes con las araucarias de la isla de Norfolk, en Australia.
Ahora, investigadores de Penn State y del Museo Paleontológico Egidio Feruglio de Trelew, provincia de Chubut, en Argentina, encontraron los fósiles en dos sitios en la Patagonia en los que vienen investigado desde 2002: el Río Pichileufú, que tiene una edad geológica de aproximadamente 47,7 millones de años, y Laguna del Hunco, con una edad geológica de aproximadamente 52,2 millones de años. Analizaron las características fósiles y las compararon con las especies modernas para determinar a qué grupo viviente pertenecían los fósiles. Luego desarrollaron un árbol filogenético para mostrar las relaciones entre los fósiles y las especies vivas. Informaron sus hallazgos en una edición reciente del American Journal of Botany.
Según los investigadores, a diferencia del grupo sudamericano vivo de Araucaria, que tienen hojas grandes y afiladas, los fósiles de coníferas patagónicas tienen pequeñas hojas en forma de aguja y restos de conos que se parecen mucho al grupo de pinos de la isla Norfolk de Australia. También encontraron un fósil de un cono de polen unido al extremo de una rama, que también es característico del grupo.
“El nuevo descubrimiento de un cono de polen fósil aún unido a una rama es raro y espectacular“, dijo Rossetto-Harris, quien también es un erudito ambiental del EESI. “Nos permite crear una imagen más completa de cómo eran los antepasados de estos árboles”. Los investigadores utilizaron 56 nuevos fósiles de Río Pichileufú para expandir la descripción taxonómica de Araucaria pichileufensis, una especie descrita por primera vez en 1938 utilizando solo un puñado de especímenes.”Históricamente, los científicos han agrupado los fósiles de Araucaria encontrados en Río Pichileufú y Laguna del Hunco como la misma especie”, dijo Rossetto-Harris. “El estudio muestra, por primera vez, que aunque ambas especies pertenecen al grupo de pinos Norfolk de Araucaria, hay una diferencia en las especies de coníferas entre los dos sitios“.
Los investigadores nombraron a la nueva especie de Laguna del Hunco -una región ubicada entre las localidades de Paso de Sapo y Gastre- como Araucaria huncoensis. Según Rossetto-Harris, los fósiles son unos 30 millones de años más antiguos que muchas estimaciones para cuando evolucionó el linaje australasiano.

Los hallazgos sugieren que hace 52 millones de años, antes de que América del Sur se separara por completo de la Antártida, y durante los primeros millones de años después de que se iniciara la separación, los parientes de los pinos de la Isla Norfolk formaban parte de una selva tropical que se extendía a través de Australasia y la Antártida y hasta la Patagonia, dijo Rossetto-Harris.

El cambio en las especies de Araucaria del sitio más antiguo de Laguna del Hunco al sitio más joven de Río Pichileufú puede ser una respuesta al enfriamiento y secado climáticos que ocurrieron después de que América del Sur se aisló por primera vez.

“Estamos viendo los últimos trozos de estos bosques antes de que el Pasaje Drake, entre la Patagonia y la Antártida, comenzara realmente a ensancharse y profundizarse y presentara una gran cantidad de grandes cambios climáticos que eventualmente causarían que esta versión de araucaria se extinguiera en América del Sur, pero sobrevivir en la selva tropical australiana y luego extenderse y prosperar en Nueva Caledonia”, dijo Rossetto-Harris.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Nueva evidencia del vínculo entre el virus zika y malformaciones congénitas

Fue anunciada por científicos estadounidenses y europeos citando la presencia del virus en el ...

La ciencia usará la capacidad predictiva de animales para prevenir catástrofes

Colocarán sensores en algunas especies para anticipar terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas