Hallan microplásticos en frutas y verduras

zanahoria

Hemos escrito antes sobre la creciente amenaza para la salud humana que representan los microplásticos, particularmente cuando el agua embotellada, los mariscos y la sal marina están contaminados por microfibras diminutas. Sin embargo, dos preocupantes nuevos estudios publicados recientemente destacan niveles crecientes de microplásticos en nuestros cultivos y vegetales también.

El primer estudio ha sido publicado en la revista Environmental Research y fue realizado por el Departamento de Higiene de la Universidad de Catania, en Italia. El estudio encontró evidencia de microplásticos en zanahorias, lechugas, brócoli, papas, manzanas y peras, tanto de los supermercados como de los vendedores de productos locales de la zona. Las manzanas fueron las frutas más afectadas y las zanahorias las más afectadas de las muestras de hortalizas.

Como resultado de este estudio, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), con la Comisión Europea, ha iniciado un proceso de investigación de la seguridad alimentaria específicamente con respecto a los microplásticos.

En cuanto a cómo los microplásticos entran en las frutas y verduras, el segundo estudio tiene respuestas a eso. Esta investigación, llevada a cabo por el Instituto Yanthai en China y la Universidad de Leiden en los Países Bajos, muestra que los microplásticos están penetrando las raíces de los productos cultivados en el suelo.

Anteriormente, la opinión científica predominante era que la mayoría de los microplásticos, por pequeños que sean, eran demasiado grandes para penetrar en frutas y verduras durante el crecimiento. Sin embargo, la nueva investigación muestra que partículas hasta 40 veces más grandes de lo que se pensaba anteriormente pueden atravesar las grietas de las raíces y llegar a las plantas. Los investigadores también plantean la hipótesis de que, debido a que la mayoría de los microplásticos son plásticos flexibles, las pequeñas partículas pueden aplastarse o comprimirse directamente en las células de la raíz.

Las verduras, las zanahorias, los rábanos, los nabos y las verduras de hoja como la lechuga tienen un mayor riesgo de absorción de microplásticos. Aunque no hay que dejar de mencionar que los plásticos también penetran en las raíces de cultivos como el trigo y se abren camino hacia el grano comestible. En general, se encuentran más microplásticos en las frutas que en las verduras, lo que los investigadores creen que puede correlacionarse con la forma en que los árboles frutales tienen un sistema de raíces más grande y profundo que las plantas vegetales.

De hecho, esta es una muy mala noticia, porque sugiere que estos plásticos tóxicos ya pueden estar muy extendidos en nuestra cadena alimentaria. Como señala Maria Westeros, fundadora de Plastic Soup Foundation, “si se está metiendo en las verduras, también se está metiendo en todo lo que come verduras, lo que significa que también está en nuestra carne y lácteos. Lo que tenemos que averiguar ahora es qué nos está haciendo esto. Este es un territorio desconocido. ¿Los microplásticos nos están enfermando?

El estudio involucró el cultivo hidropónico de plantas en aguas residuales y también en suelo arenoso regado con aguas residuales. Aunque se ha prestado mucha atención a los microplásticos en océanos y ríos, solo recientemente en 2018 comenzamos a comprender cuánta contaminación por microplásticos hay en las aguas residuales y, sin embargo, el uso de aguas residuales en el riego es muy común, mucho más común de lo que se pensaba anteriormente. Aunque el tratamiento de aguas residuales puede reducir la contaminación por microplásticos, no la elimina por completo. Además, muchos países utilizan aguas residuales sin tratar para el riego, ya sea porque no tienen otra opción o simplemente porque la industria agrícola las prefiere así por su valor nutritivo.

Ahora que queda claro que los microplásticos están contaminando las verduras, las frutas y el resto de la cadena alimentaria humana, hay que investigar. Dice Sian Sutherland, cofundador del grupo de campaña ambiental A Plastic Planet, “Hace años que sabemos que los plásticos están en nuestro aire, océano y suelo. Y ahora, finalmente, tenemos la prueba de que los plásticos están en las frutas y verduras que alimentamos a nuestros hijos. Hoy pido una investigación urgente sobre lo que estas toxinas están haciendo en nuestra salud. Ahora más que nunca debemos escuchar a los científicos, no a los cabilderos del plástico ”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Hallan un hongo que puede convertirse en un insecticida natural

Uno de los aislamientos del hongo logró matar al 76% de las cucarachas inmaduras ...

Botswana investiga la causa de muerte de 56 elefantes

Botswana investiga la misteriosa muerte de 56 elefantes en los últimos dos meses ya ...