lunes, agosto 15, 2022

Los virus pueden sobrevivir y seguir siendo infecciosos al unirse a los microplásticos en agua dulce

Más leídas

Por primera vez, los investigadores han demostrado que los virus pueden vivir y seguir siendo contagiosos al adherirse a los plásticos de agua dulce, lo que plantea interrogantes sobre los posibles efectos en la salud humana.

Se ha descubierto que el rotavirus, un virus que provoca diarrea y malestar estomacal, puede persistir hasta tres días en el agua de los lagos al adherirse a las superficies de las microperlas de plástico conocidas como microplásticos.

El estudio dirigido por la Universidad de Stirling es el primero de este tipo que investiga el problema utilizando agua del entorno natural; otros estudios sólo habían analizado cómo se propagan estos virus en entornos hospitalarios estériles.

Los nuevos descubrimientos forman parte del proyecto más amplio Plastic Vectors, financiado por el NERC y con un presupuesto total de 1,85 millones de libras. Su objetivo es comprender mejor cómo los plásticos presentes en el medio ambiente pueden contribuir a la propagación de gérmenes y virus y qué efectos puede tener en la salud humana.

“Hemos descubierto que los virus pueden adherirse a los microplásticos, lo que les permite permanecer en el agua durante tres días, y potencialmente más. Incluso cuando una instalación de tratamiento hace todo lo posible para eliminar los residuos de las aguas residuales, el agua que se libera sigue conteniendo microplásticos, que posteriormente son arrastrados por los ríos, a los estuarios, y finalmente llegan a las playas. No estábamos seguros de lo bien que aguantarían los virus haciendo «autostop» en el plástico ambiental, pero lo hacen, y siguen siendo contagiosos. Los microplásticos son tan pequeños que pueden ser tragados por alguien que nade, y ocasionalmente llegan a la playa en forma de nurdles, que son bolitas del tamaño de lentejas y de colores brillantes, que los niños pueden recoger y llevarse a la boca. Sólo se necesitan unas pocas partículas de virus para enfermar”, afirma Richard Quilliam, Universidad de Stirling.

  La lucha contra la contaminación se estanca en la Ciudad de México

Y su resistencia ambiental se ve potenciada si los virus se escapan posteriormente del plástico al agua o a la arena.

Los investigadores estudiaron los virus entéricos, incluidos el rotavirus y el norovirus, así como los que tienen una envoltura, o «capa lipídica», como el virus de la gripe (probaron el bacteriófago Phi6) (probaron la cepa SA11 del rotavirus). Descubrieron que la presencia de una envoltura hacía que el virus se volviera inactivo rápidamente, pero la ausencia de envoltura permitía al virus unirse con éxito a los microplásticos y persistir.

También pueden adherirse a las superficies naturales del medio ambiente. Sin embargo, la contaminación por plástico dura mucho más que esos materiales.

“Dado que sólo hicimos pruebas durante tres días, esta investigación es en gran medida una prueba de concepto para realizar futuras investigaciones sobre el tiempo que pueden vivir las infecciones al adherirse a los microplásticos y lo que les ocurre después”, dice Richard Quilliam

Últimas noticias

Neuquén: Plottier es la primera ciudad del país que recicla las pilas

Contrató a la primera empresa nacional que se dedica a transformar las pilas en materiales que se usan para la fabricación de pintura.

Noticias relacionadas