Un estudio del suelo helado del Ártico revela el aumento de las temperaturas

El análisis del estado del permafrost, el suelo permanentemente helado del Ártico, ha demostrado que puede ser vulnerable al aumento de las temperaturas, según reveló un estudio publicado hoy en la revista Nature Communications.

La investigación, liderada por Antoni Lewkowicz, profesor del Departamento de Geografía, Medio Ambiente y Geomática de la Universidad de Ottawa (Canadá), utilizó un conjunto de imágenes de satélite de la herramienta Google Earth para constatar cómo el incremento de la temperatura del planeta afecta al Ártico.

En la isla de Banks, una de las mayores del archipiélago ártico canadiense, los expertos registraron una subida sesenta veces mayor de los deslizamientos de hielo en el permafrost, lo que provoca movimientos de tierra, en las tres últimas décadas.

En 1984, hubo alrededor de 60 desprendimientos en la isla, mientras que en 2013 fueron más de 4.000, incluyendo unos 300 iniciados dentro del Parque Nacional Aulavik.

Los datos revelaron que, en términos generales, el área afectada por la caída activa del hielo ahora es equivalente a la de la isla de Manhattan (Nueva York).

El 85% de los nuevos deslizamientos en la isla de Banks se produjeron después de cuatro veranos especialmente calurosos -1998, 2010, 2011 y 2012- lo que provocó la descongelación de la capa superior del permafrost.

El profesor Lewkowicz predijo que, con el aumento de las temperaturas en constante evolución, se producirá un incremento adicional del deshielo. Incluso en un escenario relativamente estable, señaló que podría haber 10 mil nuevos desplomes por década solo en esta isla hasta llegar a los 30 mil en el futuro.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

selva antartida

Hallan los restos de una antigua selva tropical cerca del Polo Sur

El descubrimiento deja claro que en el Cretácico la Antártida estaba completamente libre de ...

La contaminación ambiental altera la función cognitiva del cerebro del feto

La polución de las ciudades respirada por las gestantes reduce el desarrollo fetal completo