miércoles, agosto 10, 2022

Así es el auto eléctrico creado por tres argentinos

Más leídas

El origen de Volt Motors está dado en una lejana Argentina de proyectos grandiosos y un contexto de política internacional signado por los escombros de la Guerra Fría. Los padres fundadores fueron un puñado de ingenieros comprometidos con el proyecto misilístico Cóndor I y Cóndor II, desarrollado en Falda del Carmen, provincia de Córdoba.

Desmantelado el plan durante el gobierno de Carlos Menem, fruto de las presiones de los Estados Unidos, los ingenieros se retiraron a cuarteles de invierno. Refugiados en las cátedras universitarias no dejaron de pensar en cómo sería la movilidad del futuro. La imaginaron eléctrica y de bajo costo.

El ingeniero Daniel Parodi, presidente de Volt Motors, no era miembro de aquella camada pero le gusta recordar los inicios. “Estos hombres que quedaron tenían un conocimiento tremendo. Pensemos que se desarrollaban en la industria aeroespacial haciendo misiles casi intercontinentales con posibilidades de portar cabezas nucleares”.

Y añade: “Esta gente quedó dando clases en las facultades, sin trabajo de un día para el otro. Estamos a casi 40 años de eso. Entendieron que la movilidad iba a ser eléctrica, liviana, compartida y autónoma”. Ese fue el huevo de Volt Motors, una compañía con genética de punta.

Hoy la empresa cordobesa produce y comercializa tres modelos eléctricos. “Uno pequeño de baja velocidad que no va a la vía pública sino que se utiliza en los predios cerrados para seguridad o transportar carga. Es el Z1, el más parecido a los otros vehículos que hay en el mercado”, cuenta Parodi.

El Z1, en su versión Start, cuenta con frenos regenerativos, OneFoot Drive, cargador on-board, luces LED y arranque del vehículo con llave. En tanto, la versión Sport Pack ofrece batería extendida para ganar en autonomía.

  Mendoza: El parque solar de Santa Rosa comenzó a inyectar energía a la red eléctrica nacional

“Tenemos otros dos vehículos homologados para la vía pública. El W1 es un utilitario, y el E1 es un auto apto para dos personas adultas y dos niños –agrega el empresario-. En los dos casos lo sacamos con una autonomía que oscila entre los 200 y 250 kilómetros, y con una velocidad de hasta 105 kilómetros por hora. Es lo más parecido a un vehículo tradicional. Tienen una operación urbana y de periferia urbana”.

El primero, de acuerdo a los detalles técnicos, posee conexión 4G, acceso sin llaves, pantalla 7″ con MirrorLink, jaula de contención y suelo antideslizante. Mientras que en la versión Power Pack ofrece batería extendida y motores potenciados.

Por su parte, el E1 Start viene con acceso sin llaves y pantalla 7″ con MirrorLink. A su vez, la versión Technology Pack cuenta con pantalla 16″ con MirroLink, cámara de retroceso, conexión 4G, VOLT Connect, acceso sin llaves, sensores de estacionamiento y sensores de punto ciego.

En cuánto tiempo carga

La movilidad eléctrica tiene su punto neurálgico en la duración y recarga de las baterías. Allí reside la mayor preocupación del usuario. Parodi señala que “nuestros ingenieros entendieron que el tema de la infraestructura de carga iba a ser un problema para traer a valor presente la electromovilidad. Entonces desarrollaron un vehículo con estos condicionamientos. Lo podemos cargar en casa y en 7 horas ya se cuenta con los 200 kilómetros de autonomía. O en su defecto, si tuviéramos un cargador rápido en la vía pública o un Volt Box en casa, podríamos cargar el 80% de la autonomía en media hora”.

Detallar el perfil del cliente de Volt Motors también conlleva sorpresas: “Entendíamos que iba a ser el comprador inicial, el que está pendiente de la tecnología, el ecológico, pero la verdad es que los que están adoptando más rápido estos vehículos son las empresas. Con todo este concepto de que estamos optimizando el peso transportado con respecto al peso total, nuestras unidades son muy livianas. Al ser livianos necesitan poca tracción para moverse, es decir que necesita poco motor, poca batería, poca electricidad y poca plata”.

  México: Estudiantes ganan concurso de parques eólicos

Parodi resalta que los vehículos de Volt Motors operan con un costo 90% menor al de un auto tradicional, principalmente porque la unidad no tiene fluidos ni peso, “casi no hay que cambiar cubiertas, no tiene partes móviles. Los autos manejan en general entre 2000 y 3000 piezas móviles. Volt tiene 200″.

El arco de precios de Volt Motors oscila entre los US$15.000 para las unidades de baja gama, hasta US$25.000 los de alta gama. Además, ofrece una línea de financiamiento de 48 meses con tasa del 24% anual. “No existe, está recontra subsidiado”, aclara el ingeniero Parodi. El plazo de entrega va de 60 a 90 días. Hasta el momento, la empresa lleva vendidas 60 unidades.

Puestos a diseñar modelos de bajo costo, los ingenieros incluyeron también a la logística en este esquema. Por ahora Volt Motors vende solamente a través de su sitio web y entrega en la zona centro. “El objetivo es expandir los hub productivos a todo el país y el exterior. Ya estamos hablando para desembarcar en Buenos Aires y también en el norte”, asegura Parodi.

La clave del modelo logístico pasa por la expansión de los hubs productivos. “Desarrollamos el saber hacer. Nuestro vehículo es un bólido de material compuesto, similar a la Fórmula Uno. Con un exoesqueleto en algunas partes y con elementos de fibra de carbono donde lo requiere, por el refuerzo en caso de choque. Con este concepto podemos generar hubs de producción, sin caer en la necesidad de tener que atender a todo el país desde Córdoba, como ocurriría con un formato tradicional”. De hecho, están avanzadas las negociaciones para que Volt Motors tenga una terminal en la ciudad de Medellín, Colombia.

  Cuatro departamentos de Catamarca fueron alimentados con energía solar

En la compañía no dejan de trazar proyectos a futuro. En noviembre la firma cordobesa presentará en sociedad los nuevos modelos, que serán fabricados y comercializados a partir del 2023.

Últimas noticias

Joven de Argentina rescata y restaura muebles tirados a la basura y los deja como nuevos

“La basura de uno puede ser el tesoro de otro”, es el slogan de Kevin D´Onofrio.

Noticias relacionadas