¿Cuántas placas solares son necesarias para cargar un auto eléctrico en casa?

Más leídas

La gran ventaja del auto eléctrico es el ahorro en combustible que supone, además de la reducción de la contaminación, respecto a los motores de combustión tradicional . Pero sí además lo cargamos con energía solar, podemos movernos gratis a diario. Para poder hacerlo, hay que tener en cuenta varios aspectos, como las horas de luz, el número de placas, el tipo de instalación o los kilómetros que vamos a recorrer cada día, entre otros.

¿Qué instalaciones fotovoltaicas permiten cargar autos eléctricos?

Cargar un coche mediante el autoconsumo en casa es posible, pero hay que tener en cuenta que por la noche y en días nublados es recomendable tener la suficiente potencia contratada por si las placas no generan la energía necesaria. En invierno las placas rinden, ya que funcionan con la luz y no dependen de la cantidad de calor o temperatura.

Las posibilidades son estas:

  • Instalación fotovoltaica de autoconsumo conectada a la red eléctrica. Esta es la opción más recomendable, ya que se puede consumir energía tanto de los paneles como de la red eléctrica en caso de ser necesario. Además, existen las tarifas con excedentes y compensación. Es decir, la energía generada por las placas que no ha sido consumida se vierte a la red y la comercializadora aplica un descuento en la factura de la luz, dependiendo de los kilovatios. El precio del excedente energético cambia cada hora, pero es de aproximadamente 0,05 – 0,06 €/kWh.
  • Instalación fotovoltaica aislada: es una opción poco recomendada. Como es independiente a la red eléctrica, la energía se almacena en unas baterías de acumulación. Sin embargo, se complica la tarea de recargar el coche en días nublados, ya que es posible que se agote la energía acumulada en las baterías y la casa se quede sin luz mientras no haya rayos de sol. Es una opción para viviendas de campo o similar y donde haya un segundo vehículo diésel o gasolina para poder trasladarse.

¿Cuántas placas solares necesito para recargar un coche eléctrico?

Una vez sabemos que la mejor opción es una instalación conectada a la red que nos permita cargar nuestro coche en todo momento, sea de día o de noche, el número de placas a instalar en casa debe estar siempre basado en el estudio de un especialista. Hay que especificarle que queremos tener potencia suficiente para cubrir las necesidades de una vivienda como para poder recargar un auto eléctrico.

Si hacemos una estimación, un panel solar normal puede proporcionar entre 250 y 300W de energía por hora, aunque pude incluso variar de 150 a 500W. Además de la propia potencia del panel, también influye la zona geográfica, las horas de sol… Para calcular los kW que va a generar en un día, hay que multiplicar las horas de sol por la cantidad de potencia de nuestro panel solar. Por ejemplo, si el panel genera 250Wh y recibe 8 horas de sol, al cabo de un día serán 2.000W (2kW).

Teniendo en cuenta que la batería de un coche eléctrico utilitario parte de los 40kW, el cálculo sería sencillo. Necesitaríamos 20 placas para cargarlo por completo en un día. La autonomía estimada, dependiendo del coche, sería de unos 250 o 300 kilómetros. Pero no es lo normal recorrer esa distancia a diario. Si por ejemplo solo se van a hacer 50 kilómetros diarios, nos servirían con cinco placas. Para saber si es rentable hay que tener en cuenta los kilómetros anuales, el precio de las placas y de la instalación.

¿Se puede cargar durante la noche?

Es una opción menos recomendable y no siempre será posible si no ha habido suficientes horas de luz por el día. Pero se puede hacer. Se consigue a través de las baterías de acumulación. Un elemento muy recomendable para las instalaciones fotovoltaicas donde la mayor parte del consumo se realiza en las horas donde no hay sol. Su precio es muy variado, hasta un máximo de 6.000 euros, pero se pueden solicitar las ayudas de hasta 490 euros a través del los incentivos del fondo Next Generation para instalaciones de energías renovables.

Estas baterías acumulan la energía fotovoltaica y la transforman en corriente alterna. La almacenan durante los picos de producción en las horas de sol para su uso, con una perdida estimada del 10% de la energía. Hay que tener en cuenta que en el caso de estar varios días sin generar energía solar, puedes vaciar totalmente las baterías y quedarte sin suministro. Por eso siempre es recomendable que la instalación esté conectada a la red eléctrica.

Últimas noticias

Los esfuerzos para que el cóndor andino siga volando en Bolivia

Conoce la labor de conservación del cóndor andino. Bolivia trabaja para proteger a esta especie vulnerable.