La Universidad de Stanford ya funciona con electricidad 100% renovable

La segunda planta de generación solar de Stanford ha entrado en funcionamiento en marzo, completando la transición de la universidad al 100% de electricidad renovable y marcando un hito importante en su camino para alcanzar las emisiones netas de carbono en el campus.

La Stanford Solar Generating Station #2 (SSGS2), la parte de Stanford de un proyecto mayor de energía solar y almacenamiento de energía llamado Slate, comenzó a funcionar comercialmente a mediados de marzo. La planta solar fotovoltaica de 63 megavatios se encuentra en unas 420 hectáreas en el centro de California, cerca de Lemoore.

La estación es el último componente del proyecto Stanford Energy System Innovations (SESI), un rediseño completo y una transición del sistema energético de la Universidad de Stanford, que ha pasado de ser una planta de producción combinada de calor y electricidad basada al 100% en los combustibles fósiles a la electricidad procedente de la red y a un sistema de recuperación del calor eléctrico más eficiente.

Con la entrada en funcionamiento de esta nueva planta solar, Stanford alcanzará el importante hito de producir suficiente electricidad renovable para superar lo que consume la universidad.

La SSGS2 incluye un sistema de almacenamiento de energía en baterías de 200 megavatios que ayuda a crear una mejor correspondencia entre la demanda (como el uso nocturno de la electricidad) y el recurso (la electricidad generada durante el día). El exceso de energía generada por la planta ayudará a sostener la red eléctrica de California de forma sostenible, dijo Aurora Winslade, directora de la Oficina de Sostenibilidad de Stanford.

Recurrent Energy, una filial propiedad de Canadian Solar, ha desarrollado y gestiona la instalación. Goldman Sachs Renewable Power se la compró a Recurrent, que ahora actúa como gestor del proyecto.

Stanford es un «offtaker», o comprador, de la energía de la instalación, junto con Bay Area Rapid Transit, Silicon Valley Clean Energy, Central Coast Community Energy y la Power and Water Resources Pooling Authority.

Ambiciosa descarbonización

En 2015, Stanford pasó de alimentar el campus únicamente con gas natural a un sistema más eficiente de uso de electricidad procedente de la red y calor residual para calentar y refrigerar el campus, ahorrando dinero, conservando el agua, eliminando los gases de efecto invernadero y allanando el camino hacia un futuro de energía limpia. Para ello, se puso en marcha la innovadora Central de Energía, y se desmanteló la planta de cogeneración de gas natural del campus de Stanford.

La Estación Generadora Solar Stanford #1 de 54 megavatios en Rosamond, California, entró en funcionamiento en 2016.

Ahora que la SSGS2 también está en línea, Stanford puede trabajar para alcanzar su objetivo de alimentar todo con electricidad limpia -desde las operaciones de cocina en los comedores hasta los quemadores en los laboratorios- en el campus principal, el campus de Redwood City y la estación marina de Hopkins en Pacific Grove.

Los sofisticados programas de reducción de gases de efecto invernadero de la universidad han permitido reducir en casi un 80% los niveles máximos de 2011.

Este modelo es también una buena inversión económica, ya que ahorra dinero a largo plazo. La universidad prevé un ahorro neto total de unos 520 millones de dólares en ahorro energético, si se compara con los costes de 2011.

Tags:

Esto tambien te puede interesar