Los autobuses urbanos de Bilbao utilizan hidrobiodiésel a partir de residuos orgánicos

Bilbobus, el servicio municipal de transporte urbano de Bilbao, es una de las flotas que emplea biodiésel. Ahora Repsol informa que suministra hidrobiodiésel (diesel producido con la hidrogenación de grasas animales y aceites vegetales) para doce autobuses de Alsa, operador de Bilbobus. Hasta 2019, todo el hidrobiodiésel que se producía y consumía en España estaba elaborado con aceite de palma. En 2020, el diez por ciento provino de aceites vegetales usados y otros residuos orgánicos.

Cepsa y Repsol, la dos empresas que producen hidrobiodiésel en España, sacan de sus refinerías casi 544 millones de litros al año (cifras de 2019 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia). Casi todo se consume en España, excepto los 180.000 litros que se exportan. Por primera vez desde que se tienen registros de la fabricación de este biocarburante, en 2020 no todo provino del aceite de palma, materia prima muy cuestionada. Un 10,42 por ciento se fabricó con aceites de cocina usados y otros residuos alimenticios.

Este tipo de residuos servirán para fabricar los 100.000 litros de hidrobiodiésel para que Repsol cumpla con el compromiso de suministrar combustible a doce autobuses de la flota de Bilbobus durante los próximos cuatro meses. Repsol, Bilbobus y Alsa inician así la primera prueba piloto en España con hidrobiodiésel, como afirma la compañía petrolera en una nota de prensa.

El mismo comunicado señala que se trata de “un biocombustible avanzado que cumple con las certificaciones de sostenibilidad que exige la directiva de energía renovable de la Unión Europea y es considerado como de cero emisiones netas”. Este carácter neutro de las emisiones deriva de la compensación de las mismas con el CO2 que capturan las plantas de donde proceden los residuos con los que se produce el hidrobiodiésel.

Biocarburantes avanzados para el transporte urbano

Las empresas involucradas también aseguran que “cumple con todos los requisitos técnicos que garantizan su uso en los vehículos de la flota de Bilbobus, operada por Alsa, sin necesidad de realizar ninguna modificación”. Quieren demostrar de esta manera que “los biocombustibles avanzados producidos a partir de residuos son parte de la solución para alcanzar los objetivos de sostenibilidad en la movilidad terrestre porque ayudan a diversificar la matriz energética de España”.

La semana pasada, en un repaso a las pocas apuestas por el biodiésel en las flotas de autobuses urbanos, destacábamos el caso de BilboBus, que afirma que “de los 148 vehículos de la flota, 106 utilizan biocarburantes al diez por ciento”. Por otro lado, en octubre del pasado año, Repsol anunció la construcción en su refinería de Cartagena (Región de Murcia) de la primera planta de producción de biocombustibles avanzados de España, hidrobiodiésel incluido.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

México: Instalaron 36 plantas de energía renovable en comunidades vulnerables

El trabajo se realizó con recursos aportados por el banco mundial. Entre las comunidades ...

Nicaragua aumenta 6% la producción de energía renovable

El 50,4% de la generación de energía eléctrica en 2016 fue térmica, mientras que ...

Desarrollarán la primera desaladora solar del mundo

Tendrá lugar en Arabia Saudita y reducirá los costos de operación de forma considerable ...