Los empleos en energía renovable crecieron 5 por ciento en 2015

Más leídas
Las energías renovables emplearon a 8,1 millones de personas en el mundo en 2015, cantidad superior a la del año precedente un cinco por ciento, informó la Agencia Internacional de la Energía Renovable.

 
Un reporte de esa entidad expresa que a ese número hay que sumarle los puestos de trabajo directos de las grandes centrales hidroeléctricas, que suponen otro 1,3 millones de empleados.
 
En el informe que Irena elabora anualmente se señala que ese crecimiento se produce en el sector renovable, mientras que en la industria energética en general la fuerza de trabajo disminuye por la pérdida de plazas laborales en las fuentes fósiles.
 
El informe ejemplifica al respecto que la petrolera Shell anunció el despido de otros dos mil 500 trabajadores por el desplome de los precios del crudo.
 
También cita que en Estados Unidos el número de trabajadores en la industria de las energías renovables aumentó un seis por ciento, pero cayó en el mismo porcentaje en el sector petrolero y un 18 por ciento si se toma como referencia el gas.
 
El director de Irena, Adnan Z. Amin, explicó que tal incremento es impulsado por la disminución de los costos de las tecnologías de energía renovable y por marcos normativos favorables, por lo que se prevé un alza de esa tendencia en la medida que los países cumplan los objetivos en la cumbre climática de París.
 
China, Brasil, Estados Unidos, India, Japón y Alemania son las de mayor cantidad de empleados en las energías renovables, en tanto el sector solar fotovoltaico es el que generan más puestos de trabajo a nivel mundial con 2,8 millones en 2015.
 
En el caso de los biocombustibles líquidos fue el segundo mayor empleador, con 1,7 millones de plazas laborales, seguido de la energía eólica, que creció un cinco por ciento, hasta alcanzar los 1,1 millones a nivel mundial.
Últimas noticias

Google aumentó 48% sus emisiones de carbono por el uso de Inteligencia Artificial

Descubre cómo el aumento de la inteligencia artificial está afectando las emisiones de carbono de Google y otros gigantes tecnológicos.