Once gobiernos acuerdan el fin de la extracción de combustibles fósiles, aunque con grandes ausencias

La cumbre del clima de Glasgow dejó varios pactos. En uno de ellos, 11 gobiernos se han comprometido a dejar de extraer petróleo y gas. A la Alianza Beyond Oil & Gas (Más allá del petróleo y el gas, en inglés), una iniciativa encabezada por los gobiernos de Costa Rica y Dinamarca, se han unido, entre otros, Francia, Irlanda, Suecia y territorios como Quebec o California.

Se comprometen a poner fin a la concesión de nuevos permisos de exploración, o bien a eliminar subvenciones a los combustibles fósiles. Precisamente, el fin de las subvenciones es una de las principales novedades del borrador del acuerdo final de la cumbre.

Los anfitriones de la coalición han dado la bienvenida a los nuevos miembros, aunque han lamentado las ausencias. Una de las más destacadas es la de Reino Unido, anfitrión de la cumbre, al que se le invitó a unirse. Sin embargo, el primer ministro Boris Johnson rechazó en Glasgow unirse, ya que sus planes de reducción de emisiones ya eran “los más ambiciosos del mundo”.

Ausencias de los principales productores

En el acto de presentación, celebrado en la COP26, el ministro de Clima, Energía y Servicios Públicos de Dinamarca, Dan Jørgensen, ha señalado que su Gobierno pondrá “fin a la era fósil”, no porque “no haya más petróleo disponible”, sino porque “es lo que hay que hacer”.

Jørgensen ha destacado que para su país, “uno de los principales productores europeos de petróleo”, esta será “una decisión cara pero acertada”, debido a que tendrán que afrontar “la transformación del sector fósil”.

La ministra de Medio Ambiente y Energía de Costa Rica, Andrea Meza, ha subrayado que, a pesar de que su país “no es productor de petróleo”, disponen de “reservas”, unos depósitos que prohibieron explotar “hace 20 años”.

De la alianza no forma parte ninguno de los principales productores mundiales, como Estados Unidos, Arabia Saudí, Rusia o Canadá. Tampoco se ha unido España, aunque sí que se firmó el miércoles a un pacto con 30 países para dejar de financiar combustibles fósiles en el extranjero en 2022. La Ley de Cambio climático española ya contempla el objetivo de dejar de explorar nuevos yacimientos.

Nuevo impulso a las negociaciones

Este nuevo anuncio llega en la recta final de la cumbre, entre dudas de si logrará alcanzar los objetivos que se había puesto, como desarrollar un mercado global de emisiones o impulsar la financiación climática de los países más pobres.

El presidente de la COP, el británico Alok Sharma, ha reconocido que, aunque “ha habido progresos” desde el inicio de la cumbre, “queda mucho trabajo por hacer”. Las negociaciones han recibido un impulso después del anuncio de un acuerdo entre Estados Unidos y China para trabajar juntos en la reducción de emisiones.

Aunque no se enmarca dentro de los acuerdos de la COP, se ha recibido con optimismo el fin de las hostilidades climáticas entre los principales emisores, después de que la inicio de la cumbre Joe Biden calificara de “error” la ausencia del mandatario chino, Xi Jinping.

El protagonismo de Estados Unidos y China contrasta con la ausencia de la Unión Europea. Aunque Bruselas tiene uno de los planes más ambiciosos a nivel global (la reducción del 55% de emisiones de aquí a 2030), ecologistas y delegados critican su “falta de liderazgo”, según ha asegurado la diplomática francesa Laurence Tubiana, considerada la “arquitecta” del histórico Acuerdo de París de 2015.

En un encuentro con periodistas, ha lamentado que la Unión Europea “no esté siendo más visible” en estas negociaciones, pese a tener “una buena agenda verde”. Tubiana ha instado al bloque europeo a presionar para aumentar entre 2021 y 2025 “más allá de los 100.000 millones de dólares (87.000 millones de euros) prometidos” la financiación a los países con menos recursos, y ampliar la proporción destinada a adaptación.

Tags: