sábado, octubre 1, 2022

Un inventor keniano diseña un refrigerador solar para ayudar a que los agricultores no pierdan sus cosechas

Más leídas

Un inventor keniano convierte el calor en frío y reduce el despilfarro de alimentos, además de añadir puestos de trabajo e ingresos.

Dysmus Kisilu, que creció al cuidado de su abuela en la zona rural del este de Kenia, vio lo mucho que trabajaban los agricultores y, a menudo, lo poco que ganaban. Incluso hoy, cuando llega la cosecha de patatas de cada año, un saco de 90 kilos se vende por sólo 2.000 chelines kenianos (unos 18 $) en el mercado local, ya que los suministros se disparan.

Cuatro meses después, el mismo saco vale tres veces más, pero los pequeños agricultores ya han vendido sus cosechas, por temor a que se pudran si intentan conservarlas. Los agricultores nunca han podido negociar. Los compradores imponen el precio.

Pero este joven, que ganó una beca para estudiar en la Universidad de California, ha encontrado una solución a este problema: unidades de almacenamiento en frío para zonas rurales sin red, que funcionan con energía solar.

Su tecnología, Solar Freeze, permite a los agricultores pagar una pequeña cuota diaria para guardar sus cosechas en cámaras frigoríficas hasta que suban los precios, lo que aumenta sus ingresos y reduce el desperdicio de alimentos, un factor importante que contribuye al calentamiento global.

Esta tecnología de refrigeración climáticamente inteligente ha sido adoptada rápidamente para resolver un nuevo problema: mantener refrigeradas las vacunas COVID-19 y otros medicamentos en zonas remotas fuera de la red eléctrica.

Su tecnología ha permitido a las pequeñas empresas de zonas remotas acceder a una energía asequible.

La innovación de Kisilu comenzó cuando estudió las tecnologías renovables durante su carrera universitaria.

  Buenos Aires: Más de 100 chicos realizaron visitas educativas a la Isla Martín García

Con la ayuda de sus compañeros y la financiación inicial de la universidad y de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en 2019, ideó una nevera solar del tamaño de un contenedor de transporte con una batería de reserva para almacenar productos perecederos.

En colaboración con funcionarios agrícolas kenianos, instaló refrigeradores de prueba, capaces de albergar hasta 400 cajas de verduras cada una, en mercados y centros de recogida de productos en Kenia, con tarifas diarias a partir de 20 chelines kenianos (2 céntimos) por caja.

El comienzo fue un fracaso. Los agricultores en Kenia son muy mayores y un poco escépticos. La mayoría de los agricultores no entienden las nuevas tecnologías de refrigeración y riego. Todo era muy nuevo para ellos y pensaban que sería demasiado caro.

Pero una segunda nevera solar del tamaño de un congelador que también había desarrollado, destinada a la venta, más que a prestar servicios de refrigeración a cambio de una tarifa, pronto empezó a despegar, sobre todo cuando surgió la pandemia de COVID-19.

Ya ha vendido más de 100 heladeras, que también vienen con puertos USB para cargar teléfonos móviles y un juego de luces solares recargables.

Kisilu afirma que las neveras se destinan cada vez más a usos que nunca había imaginado, como el almacenamiento de leche materna para madres lactantes en el campamento de Kakuma, en el norte de Kenia, para que puedan trabajar durante el día mientras otras cuidan de sus bebés.

También ha recibido consultas de comunidades pesqueras costeras de países tan lejanos como Somalia, que quieren mantener su pescado fresco, y de exportadores agrícolas de Nigeria.

  Proponen energía renovable para electrificar zonas rurales en Centroamérica, México y el Caribe

Poco a poco, el negocio de cámaras frigoríficas para agricultores de Kisilu, su idea original, también está creciendo.

Con la ayuda de su abuela, que le presentó a las cooperativas agrícolas de mujeres, unos 3.000 agricultores utilizan ahora el servicio con regularidad, y la empresa de Kisilu está por fin alcanzando el equilibrio e incluso logrando «un poco de beneficio».

Espera poder franquiciar las neveras y está trabajando con el MIT y otras instituciones que harían bajar los precios de las neveras solares.

Últimas noticias

Compromiso animal a largo plazo: ¿son los pingüinos realmente monógamos?

Mitos y verdades sobre una de las especies más vinculadas con las relaciones de una sola pareja por la humanidad.

Noticias relacionadas