Un nuevo método promete localizar nuevos depósitos de tierras raras a baja profundidad

Más leídas

Una nueva técnica desarrollada por investigadores de la Universidad de Oxford podría ayudar a localizar nuevos depósitos de metales críticos necesarios para permitir la transición hacia la energía verde. Los hallazgos han sido publicados en Geophysical Research Letters.

El cambio global hacia un sistema de energía libre de carbono impulsará un gran aumento en la demanda de minerales de tierras raras o limitadas. Estos son esenciales para la fabricación de una amplia gama de tecnologías limpias, incluidas las baterías de vehículos eléctricos, los imanes dentro de las turbinas eólicas y los cables eléctricos de cobre. Esto presenta una necesidad urgente de localizar nuevas fuentes sostenibles de estos elementos.

Una fuente potencialmente rica de estos metales podrían ser las salmueras subterráneas: soluciones salinas altamente concentradas que pueden acumularse en la corteza terrestre. Sin embargo, estas salmueras pueden ser difíciles de localizar, ya que normalmente acumulan kilómetros bajo la superficie. Es importante señalar con precisión la posición de estos depósitos para reducir los riesgos y los impactos ambientales asociados con la perforación para extraer estas salmueras ricas en metales.

En este nuevo estudio, dirigido por el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford , los investigadores desarrollaron un enfoque novedoso que demostró ser capaz de mapear tanto la ubicación como la composición de los fluidos del subsuelo. Por primera vez, esto combinó dos mediciones geológicas diferentes: tomografía de atenuación sísmica y anisotropía sísmica.

Una solución burbujeante

El investigador principal, el Dr. Thomas Hudson, explicó: “La atenuación sísmica mide la pérdida de energía de una onda sísmica a medida que se propaga a través de un medio. Mientras tanto, la anisotropía sísmica mide cómo varía la velocidad de las ondas sísmicas dependiendo de la dirección en la que viaja la onda. Imágenes de tomografía de atenuación donde hay fluidos (un poco como una tomografía computarizada en un hospital) y si la roca está parcialmente saturada (contiene gas) o completamente saturada (sin gas). La anisotropía sísmica nos dice cómo se desplazan y acumulan los fluidos a lo largo de las fallas”.

“En combinación, estas técnicas produjeron un mapa de alta resolución que identifica qué fluidos se pueden encontrar en este sistema. En particular, podemos identificar con precisión dónde se encuentran las salmueras (soluciones salinas concentradas) y si contienen dióxido de carbono (es decir, son “con gas”) o no (es decir, “sin gas”). Si el dióxido de carbono burbujea a través de ellos, entonces esto nos dice que el sistema todavía está activo y, presumiblemente, aún acumulando metales, mientras que si las salmueras están quietas, entonces el sistema puede tratarse como estable, es decir, que aún no acumula minerales activamente”, afirmó Hudson.

“Es la naturaleza interdisciplinaria del tema de Ciencias de la Tierra lo que nos coloca en una posición única para encontrar soluciones a estos desafíos de recursos de la Tierra”, agregó el coautor, el profesor Jon Blundy (Departamento de Ciencias de la Tierra). “Al aplicar y combinar nuestra comprensión de los sistemas geológicos, geoquímicos, geofísicos y biogeológicos, podemos encontrar nuevos recursos y nuevas formas de recuperarlos con un costo ambiental mínimo”.

Últimas noticias

Los esfuerzos para que el cóndor andino siga volando en Bolivia

Conoce la labor de conservación del cóndor andino. Bolivia trabaja para proteger a esta especie vulnerable.