viernes, septiembre 30, 2022

Una empresa de Córdoba utiliza la cáscara de maní para producir energía y elaborar ladrillos sostenibles

Más leídas

En el sur cordobés se desarrolla la economía del maní y Prodeman es una de las líderes del mercado. La empresa radicada en General Cabrera produce, industrializa y vende tanto al mercado interno como externo, además de generar energía e insumos para la construcción con los desechos del proceso.

Florencia Gurruchaga trabaja en OC Bioenergía, una empresa del grupo que a partir de la cáscara del maní genera energía que se inyecta en la red eléctrica nacional.

“Utilizamos la cascara del maní de las plantas de maní confitería, la quemamos en calderas y allí se genera un vapor que pasa por una turbina que tiene acoplado un generador que produce energía eléctrica, la que se inyecta en la red, aunque también estamos en condiciones de abastecer a nuestra planta en caso de que no se cuente disponible la energía del sistema interconectado”, explicó Florencia a Bichos de Campo.

La empresa, en el marco del programa RenovAr, resultó adjudicataria de un contrato de provisión de energía eléctrica con un valor de 126,0 u$s/MWh, que empezó a comercializar a la red a partir de 2018. La planta cuenta con una potencia instalada de 9,0 MW.

Pero la producción de energía genera otro producto: las cenizas. Con ellas hasta ahora venían rellenando las calles de tierra que hay dentro del predio donde está la empresa, pero como el volumen generado es muy significativo, buscaron otra alternativa.

Fue entonces cuando surgió la idea de transformar esas cenizas en ladrillos. Se hicieron las evaluaciones previas y, como el resultado fue por demás satisfactorio, se construyó un establecimiento provisorio donde están fabricando los ladrillos hasta que finalice la construcción de la unidad fabril definitiva que estará dedicada a ese nuevo proceso orientado a lograr una completa “economía circular” en la cual todos los recursos se aprovechan.

  Estados Unidos: Una playa de Florida amaneció cubierta de latas de café

La empresa, en el marco del programa RenovAr, resultó adjudicataria de un contrato de provisión de energía eléctrica con un valor de 126,0 u$s/MWh, que empezó a comercializar a la red a partir de 2018. La planta cuenta con una potencia instalada de 9,0 MW.

Pero la producción de energía genera otro producto: las cenizas. Con ellas hasta ahora venían rellenando las calles de tierra que hay dentro del predio donde está la empresa, pero como el volumen generado es muy significativo, buscaron otra alternativa.

Fue entonces cuando surgió la idea de transformar esas cenizas en ladrillos. Se hicieron las evaluaciones previas y, como el resultado fue por demás satisfactorio, se construyó un establecimiento provisorio donde están fabricando los ladrillos hasta que finalice la construcción de la unidad fabril definitiva que estará dedicada a ese nuevo proceso orientado a lograr una completa “economía circular” en la cual todos los recursos se aprovechan.

Lo que proyectan es tener a la fábrica trabajando en tres turnos, lo que les permitirá producir cantidades importantes, ya que por hora se generarán 100 ladrillos con la nueva unidad en funcionamiento pleno.

“Ya tenemos varios lotes producidos y se están analizando en la Universidad de Córdoba, bajo las normas ISO, los requerimientos de compresión”, resumió Florencia.

Últimas noticias

Fugas de metano en los gasoductos Nord Stream: una bomba climática en el mar Báltico

Alemania advierte del daño significativo de las emisiones de este potente gas de efecto invernadero que acabarán en la atmósfera

Noticias relacionadas