Brasil: En las elecciones también se define el futuro de la Amazonía y el Acuerdo de París

La elección presidencial de Brasil no solo transformará el destino del país más grande de Latinoamérica. También es un referendo sobre el futuro de la Amazonía, el bosque tropical más grande del mundo, a veces llamado como ‘los pulmones de la Tierra’.

Para el planeta, la apuesta es altísima.

El favorito para ocupar la silla presidencial, Jair Bolsonaro (un congresista de extrema derecha que dijo que la política ambiental de Brasil está ‘sofocando al país’), prometió defender al poderoso sector de la agroindustria, que busca explotar más regiones de la selva para satisfacer la demanda mundial de carne y soya.

También ha mencionado la posibilidad de retirarse del Acuerdo de París, pero, aunque no lo haga, sus promesas de campaña podrían tener consecuencias nefastas para la Amazonía y, por lo tanto, para el resto del planeta. Con una extensión de más de cinco millones de kilómetros cuadrados, la mayor parte en Brasil, la Amazonía sirve como un filtro gigante para las emisiones de dióxido de carbono producidas en todo el mundo.

Bolsonaro aseguró que eliminaría el Ministerio del Medioambiente, que se encarga de protegerla, y que lo volvería parte del Ministerio de Agricultura, que tiende a favorecer los intereses de quienes convertirían los bosques tropicales en tierra de cultivo.

Ha rechazado la idea de apartar tierras en la selva para los indígenas brasileños que han vivido en la Amazonía durante siglos, y ha prometido que ‘no habrá un solo centímetro cuadrado demarcado como reserva indígena’ si resulta electo.

Tags:

Esto tambien te puede interesar