Chubut evalúa la instalación de plantas desalinizadoras para el agua de mar

El presidente del Instituto Provincial del Agua (IPA) de Chubut, Nicolás Cittadini, aseguró que “es imprescindible avanzar en la instalación de plantas desanilizadoras de agua de mar” a mediano plazo para mitigar los efectos de la crisis hídrica que se plasman en el retroceso de los espejos de agua en la provincia.

“Comenzamos los primeros contactos con la embajada de Israel, a nivel de asesoramiento, ya que es el país más avanzado en la materia, porque algo hay que hacer para proveer a las poblaciones que más demandan agua dulce, frente al retroceso de los espejos de agua”, dijo Cittadini en diálogo con Télam.

Las ciudades del sur chubutense emplazadas sobre la cuenca petrolera como Comodoro Rivadavia, Sarmiento y Rada Tilly, además de Caleta Olivia sobre el norte de Santa Cruz, se abastecen del lago Musters, de 43 kilómetros de largo por 13 de ancho que en las últimas décadas tiene un balance hídrico negativo.

“Por ahora hay agua”, dijo el funcionario, pero advirtió que “no hubo mucho aporte en la última temporada de deshielo desde los lagos Fontana y La Plata” que alimentan al Musters a través del río Senguer, su único afluente.

Cittadini estimó que la cuenca puede tener más o menos aportes según el año “pero lo que no varía es el crecimiento constante de las poblaciones que cada vez demandan más agua”, y analizó que frente a esa situación una opción concreta son las plantas desalinizadoras, que ya utilizan varios países.

El presidente del IPA reconoció que “el principal tema a solucionar es el de la energía porque las plantas de este tipo demandan mucha y es necesario ver si se puede lograr con energías renovables, ya sea solar o eólica, e incluso pensar en la producción de un ciclo combinado con el denominado hidrógeno verde”.

El principal demandante de agua es Comodoro Rivadavia, ciudad cabecera de la cuenca petrolera del golfo San Jorge, que de acuerdo al consumo por metros cúbicos se lleva el 74,96% de lo que sale.

Frente a la posibilidad de avanzar con la desalinización del agua de mar, Adolfo Carrizo, gerente de recursos hídricos de la empresa que potabiliza y distribuye el agua para los aproximadamente 350.000 habitantes de Comodoro Rivadavia, sostuvo que “sigue siendo más barato traer agua del lago Musters”. Desde esa entidad se plantea mejorar la cañería de conducción del acueducto que atraviesa 224 kilómetros entre el lago y la ciudad petrolera y “repotenciar” el bombeo.

La segunda ciudad más demandante del líquido que se extrae desde el Musters es Caleta Olivia, sobre el extremo noreste de Santa Cruz, que toma el 13,92% de lo que sale del espejo de agua.

Tags: