Científicos afirman que más plantas en el planeta no disminuirán el efecto invernadero

arboles plantas

El Ártico se vuelve más verde a medida que abundan los gases de efecto invernadero y aumenta el termómetro global, ya que más dióxido de carbono en la atmósfera también actúa como fertilizante para estimular el crecimiento de las plantas, pero contrariamente a lo que puede pensarse, poco ayudaría a contrarrestar el calentamiento global, según una investigación publicada en la revista Nature Climate Change.

La vegetación de las altas latitudes se está moviendo más al norte, creciendo más alto, volviéndose más sustancial, más abundante y floreciendo antes, según nuevos estudios de 40 científicos de 36 instituciones europeas y estadounidenses. Además, todo el planeta se está volviendo más verde, ya que el dióxido de carbono en la atmósfera actúa como fertilizante para estimular el crecimiento de las plantas.

Pero lo que parece un efecto de retroalimentación negativa, en el que a medida que el mundo se calienta debido a los niveles más altos de gases de efecto invernadero, el mundo vegetal responde absorbiendo más carbono en la atmósfera y modificando el impacto general, en realidad muestra que gran parte del enverdecimiento global se debe a la acción humana, al avance de la agricultura a escala industrial y a la plantación forestal comercial, en cuyo caso la mayor parte del CO2 absorbido se devolverá a la atmósfera tarde o temprano.

“Es irónico que las mismas emisiones de carbono responsables de los cambios dañinos en el clima, estén fertilizando el crecimiento de las plantas, lo que a su vez modera el calentamiento global”, por lo que ambos estudios confirman el valor de una mirada más cercana a la evidencia actual y la necesidad de más estudios.

Los científicos informan que verificaron el panorama general del enverdecimiento polar basado en cuatro décadas de datos de observación satelital a gran escala, contra evidencia más detallada sobre regiones de muestra más pequeñas, recolectadas por sensores montados en drones y aviones, así como examen directo en el suelo congelado.

El Ártico es la región del planeta con el más rápido calentamiento: dos veces más rápido que el mundo en su conjunto. La nieve se derrite antes, las plantas se van antes. Los arbustos, que alguna vez se mantuvieron cerca de la superficie de nieve fangosa, ahora son más altos, y las nuevas especies están colonizando terrenos alguna vez hostiles, lo cual desestabilizará la tundra ártica, la región de permafrost que enmascara durante todo el año un vasto depósito de carbono enterrado en los suelos congelados.

Ahora los botánicos y los científicos tienen que buscar estimaciones confiables del presupuesto global de carbono. ¿Cuánto carbono absorberá y almacenará el nuevo crecimiento verde? ¿Y cuánto carbono enterrado durante los últimos 100 mil años escapará a la atmósfera con el avance de la vegetación y el descongelamiento de los suelos?

Pero según un artículo en la revista Nature Reviews Earth and Environment, la ecologización observada del Ártico es una respuesta natural al aumento de las temperaturas promedio y una mayor fertilización con dióxido de carbono, como consecuencia de los niveles cada vez más altos de emisiones de gases de efecto invernadero.

Un equipo de investigadores de China, Estados Unidos, Francia y Noruega revisó 250 estudios anteriores y revisó datos satelitales, modelos climáticos y observaciones de campo, para dar sentido a la evidencia de un planeta que se ha vuelto mucho más verde: la mitad de todos las tierras con vegetación del mundo son más frondosas de lo que alguna vez fueron.

La conclusión fue que era posible que el crecimiento de la ecologización global en los últimos 40 años haya frenado la tasa de calentamiento global hasta en 0.25 ºC, pero este evento puede también verse como evidencia del rápido impacto humano en el planeta, ya que gran parte se puede explicar por el uso intensivo de las tierras de cultivo y las plantaciones forestales, especialmente en India y China.

“Es irónico que las emisiones de carbono responsables de los cambios dañinos en el clima fertilicen el crecimiento de las plantas, lo que a su vez modera el calentamiento global”, dijo uno de los autores del estudio, Jarle Bjerke, del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza.

Tags:

Esto tambien te puede interesar