Desarrollan un innovador sistema acústico para medir el transporte de sedimento en ríos

En busca de técnicas rápidas, económicas y seguras para cuantificar el sedimento de los ríos, investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) prueban un novedoso sistema acústico. Se trata de perfiladores que aprovechan el llamado efecto Doppler, diseñados originalmente para medir velocidades del flujo y que podrían servir para cuantificar el transporte de sedimentos en cursos naturales a fin de identificar y resolver problemas de sedimentación en embalses, puertos o rutas de navegación, entre otros.

 
Ricardo Szupiany, investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) y Conicet, explicó que se trata de tecnologías que se encuentran en proceso de estudio, pero que aún no reemplazaron a los métodos tradicionales: “Esta tecnología aparece como la más prometedora dentro de las alternativas que se están analizando. Resultados recientes sobre el sistema del río Paraná demuestran que son comparables con los métodos tradicionales”, contó.
 
Medir el sedimento del río es importante, porque es clave en su dinámica. Con ese conocimiento se pueden predecir con gran resolución espacial problemas de ingeniería (en el caso de la construcción de un embalse, por ejemplo), para determinar zonas de erosión o sedimentación en zonas críticas como puertos o en los pasos críticos de las rutas de navegación que dificultan la circulación de barcos.
 
 
Ventajas
 
Szupiany expresó que actualmente se utilizan métodos mecánicos para cuantificar el transporte de sedimentos de los ríos, sistemas muy costosos que insumen mucho tiempo de medición e inseguros en la práctica. Consisten en hacer descender y ascender aparatos que toman muestras de agua, con las embarcaciones ancladas en determinados puntos, y luego llevarlas a laboratorio para analizar concentraciones y granulometría. “Son mediciones dificultosas, porque salir a campo es caro, se tardan días enteros y la precisión no es la adecuada, porque no se pueden tomar demasiadas muestras, sino un número limitado. En concreto: la resolución espacial y temporal no es buena, dificultando el entendimiento de los procesos que operan”, redondeó.
 
En cambio, la nueva propuesta de los investigadores de la FICH es la utilización de instrumentos llamados Perfiladores de Corrientes Acústicos Doppler (ADCP, por sus siglas en inglés), que fueron creados originalmente para medir caudales utilizando la acústica. “Con la embarcación se recorre el río de una margen a la otra, mientras el aparato va sumergido emitiendo pulsos de sonido que rebotan en las partículas en suspensión y el fondo del cauce. Así, la señal vuelve al aparato y en base a un cambio de frecuencia, debido al movimiento, determina la velocidad del flujo a diferentes profundidades del agua e intervalos de tiempo. Cuando la embarcación llega al otro lado, el aparato ya registró el tránsito del caudal, algo que tradicionalmente se hacía bajando un molinete”, recordó.
 
Pero, según Szupiany, esa misma tecnología se puede usar para medir niveles de sedimento. “Aprovechamos la capacidad del instrumento en medir intensidades de las señales acústicas de retorno y, en función de ello, determinamos la concentración de material. Entonces, el aparato se creó para caudales líquidos, pero ahora se piensa también para caudales sólidos”, manifestó.
 
Según precisó, el aparato toma una sección transversal y hace una grilla en vertical y profundidad mucho más densas que con el método mecánico. Cuando se hace un ploteo de los valores, se obtiene la manera en que se comporta el sedimento. A nivel científico, se trata de un gran avance, porque permite encarar el problema desde otro punto de vista, con resoluciones imposibles de obtener con los métodos tradicionales.
 
El investigador añadió que el ADCP otorga otras ventajas como, por ejemplo, los costos, ya que con él las mediciones se pueden hacer en unos pocos minutos y con un análisis de laboratorio bastante sencillo. “El factor económico muchas veces nos limita, porque el sistema tradicional implica disponer de una embarcación durante un tiempo prolongado, con los insumos de traslado y combustible que eso significa, además de necesitar disposición de personal. Esta es la principal causa de por qué en la red hidrométrica Argentina la variable sedimento es mucho menos medida. Por su parte, el nuevo método nos lleva mucho menos tiempo, con lo cual todos los costos se reducen”, celebró.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

China: El comprador de madera ilegal más grande del mundo

El informe Apetito por lá Destruccion: El Comercio Ilegal de Madera y China, lanzado ...

Neuquén: los habitantes de Caviahue regresan a su ciudad

El Comité Operativo de Emergencia (COE) bajó la alerta roja a amarilla por la ...

Intensas nevadas cubren gran parte de la Patagonia argentina

Se registraron intensas nevadas que se hicieron presentes en Mendoza, Neuquén, Río Negro y ...