Diplomacia climática: las Conclusiones del Consejo instan a acelerar la aplicación de los resultados de la CP26 de Glasgow

El Consejo ha adoptado hoy unas Conclusiones tituladas «La diplomacia climática de la UE: acelerar la aplicación de los resultados de Glasgow», en las que se subraya la importancia fundamental que revisten la diplomacia climática y la labor de sensibilización de la UE con respecto a los terceros países para acelerar la aplicación de los resultados de la CP26 en 2022. Las Conclusiones establecen que la UE y sus Estados miembros, en un planteamiento conjunto del Equipo Europa, colaborarán con socios de todo el mundo para abordar los retos relacionados con dicha aplicación, y trabajarán activamente en las diferentes iniciativas y llamamientos sectoriales surgidos en la CP26.

En las Conclusiones el Consejo reconoce que los efectos directos e indirectos del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación del medio ambiente constituyen riesgos para el respeto de los derechos humanos y la seguridad de las personas y de los Estados, al socavar la paz y la estabilidad mundiales y a menudo acelerar o agravar las vulnerabilidades y la inestabilidad existentes. En este sentido, el Consejo acoge con satisfacción que las Naciones Unidas hayan prestado mayor atención al nexo entre clima, paz y seguridad, pero también reitera la necesidad de que se integren sistemáticamente los derechos humanos en la acción por el clima y la diplomacia energética.

El Consejo destaca asimismo que la falta de financiación a gran escala para unas transiciones energéticas resilientes y justas en los países de renta media y baja sigue siendo un obstáculo para el desarrollo ecológico y sostenible. Por tanto, la UE seguirá brindando a los socios una oferta sostenible, ecológica y positiva para el desarrollo de infraestructuras energéticas, de transporte y digitales fiables y resistentes al cambio climático.

Al mismo tiempo, la UE pide a otros países desarrollados que cumplan en 2022 el compromiso colectivo de movilizar 100 000 millones de dólares al año, e invita a los bancos multilaterales de desarrollo y a las instituciones financieras internacionales a desempeñar un papel catalizador para movilizar al sector privado y redirigir los flujos financieros mundiales hacia inversiones sostenibles y ecológicas.

Tags: