Ecuador podría perder dos de sus siete glaciares por el cambio climático

Más leídas

Ecuador podría perder dos de sus siete glaciares en los próximos años por el calentamiento global, una circunstancia que preocupa a los expertos porque afectaría al ecosistema de los páramos, reguladores del agua y la humedad en el país.

La amenaza más inminente se cierne sobre los glaciares de Carihuairazo, en la provincia del Chimborazo, e Iliniza, entre las de Pichincha y Cotopaxi.

“Estimaciones globales apuntan a un incremento de la temperatura de 1,5 grados y se estima que el patrón no cambie en los próximos 12 años”, afirmó Estefanía Dávalos, subsecretaria de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente de Ecuador (MAE).

Este incremento ya ha generado “evidencias notorias” a nivel general, pero según otro experto, Bolívar Cáceres, del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), la amenaza es inminente.

Ecuador cuenta con siete coberturas glaciares: Antisana, Cotopaxi, Chimborazo, Cayambe, los Ilinizas (norte y sur), El Altar y el Carihuairazo, todos ellos ubicados en cráteres volcánicos que se ven afectados por el efecto invernadero.
En el caso del Carihuairazo, el 96 % de su superficie glaciar se ha derretido, por lo que podría desaparecer en apenas cinco años, afirma Cáceres, en tanto que los Ilinizas no cuentan con una proyección exacta pero el deshielo ha sido también notorio.

“Hasta finales de 2018 se registró (a nivel nacional) un pérdida del 53 % de cobertura glaciar en promedio”, destacó el experto, quien advierte que es difícil predecir el futuro de los glaciares porque las condiciones climáticas son aleatorias.

“Hay modelos que indican que podrían desaparecer a finales del 2100, pero son sólo modelos. En los Andes, los glaciares no desaparecerán totalmente pero sí se reducirán de manera dramática”, consideró sobre la situación regional.

  Argentina: Continúa la asistencia a más de 6 mil inundados
Últimas noticias

Utilizarán 1000 boyas para conocer el recorrido de la basura y limpiar el mar

El País Vasco comenzó un proyecto prometedor para frenar la contaminación marina que básicamente es plástico y limpiar el mar.

Noticias relacionadas