jueves, diciembre 1, 2022

El bosque tropical de la Amazonía se está quemando

Más leídas

En el transcurso de catorce años, el bosque tropical de la Amazonía sufrió las tres peores sequías en cien años. En 2005 y 2010, la superficie del océano alcanzó temperaturas inusualmente elevadas, por lo que se debilitaron los vientos alisios, que ayudan a llevar humedad a la región. Entre 2015 y 2016, a consecuencia de la combinación de factores oceánicos con los efectos de la deforestación y el calentamiento inducido por carbono, se produjo una sequía todavía más intensa.

Los datos recopilados en toda la cuenca del Amazonas (de satélites, estudios aéreos y torres de flujo atmosférico) presagian sequías más prolongadas y frecuentes para las décadas siguientes. El bosque tropical, que por lo regular es muy resistente, tendrá menos tiempo para recuperarse entre las épocas de sequía. Para el final de este siglo, las temperaturas cada vez más altas de la región podrían alcanzar niveles inéditos desde hace diez millones de años y, por ello, desestabilizar un ecosistema que desempeña un papel central en la regulación del clima global.

Como los científicos han observado en otras áreas de nuestro cada día más caliente planeta, paisajes extensos pueden cambiar a tasas alarmantes y eso ha generado consecuencias globales. Las capas de hielo pueden fundirse con el océano. El permafrost puede dejar de ser permanente. Los bosques tropicales se pueden quemar hasta quedar reducidos a pastizales.

  Ecuador explotará un yacimiento petrolero en Amazonía
Últimas noticias

Identifican las áreas prioritarias para conservar a los primates de Argentina

El trabajo del CONICET y del Ministerio de Ambiente de la Nación, advierte que sólo el 7 por ciento del territorio que habitan está protegido.

Noticias relacionadas