El metano no sólo calienta la atmósfera sino que la enfría

Más leídas

El metano no sólo calienta la atmósfera sino que la enfría, atrapa una gran cantidad de calor en la atmósfera de la Tierra. Crea nubes refrescantes que compensan el 30% del calor, un nuevo hallazgo que no cuenta en los modelos climáticos.

Los gases de efecto invernadero como el metano crean una especie de manta en la atmósfera que atrapa el calor de la superficie de la Tierra, llamada energía de onda larga, y evita que se irradie hacia el espacio. Esto hace que el planeta sea más caliente.

“Una manta no genera calor, a menos que sea eléctrica. Te sientes caliente porque la manta inhibe la capacidad de tu cuerpo para enviar su calor al aire. Este es el mismo concepto”, explicó Robert Allen, profesor asistente de ciencias de la Tierra de la Universidad de California Riverside (UCR) y autor de la nueva investigación.

Además de absorber la energía de onda larga, resulta que el metano también absorbe la energía entrante del sol, conocida como energía de onda corta. “Esto debería calentar el planeta”, dijo Allen, quien dirigió el proyecto de investigación. “Pero contrariamente a la intuición, la absorción de onda corta fomenta cambios en las nubes que tienen un ligero efecto de enfriamiento”.

Este efecto se detalla en la revista Nature Geoscience, junto con un segundo hallazgo que el equipo de investigación no esperaba del todo. Aunque el metano generalmente aumenta la cantidad de precipitación, la absorción de energía de onda corta suprime ese aumento en un 60%.

El metano no sólo calienta la atmósfera sino que la enfría: precipitaciones

Ambos tipos de energía, de onda larga (de la Tierra) y de onda corta (del sol), escapan de la atmósfera más de lo que son absorbidos por ella. La atmósfera necesita compensación por la energía escapada, que obtiene del calor creado cuando el vapor de agua se condensa en lluvia, nieve, aguanieve o granizo.

“Esencialmente, la precipitación actúa como una fuente de calor, asegurándose de que la atmósfera mantenga un equilibrio de energía“, dijo el coautor del estudio Ryan Kramer, investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y la Universidad de Maryland, condado de Baltimore.

El metano cambia esta ecuación. Al retener la energía del sol, el metano está introduciendo calor que la atmósfera ya no necesita obtener de la precipitación.

Además, la absorción de onda corta del metano reduce la cantidad de radiación solar que llega a la superficie de la Tierra. Esto a su vez reduce la cantidad de agua que se evapora. Generalmente, la precipitación y la evaporación son iguales, por lo que una disminución de la evaporación conduce a una disminución de la precipitación.

Últimas noticias

Hongos, el tesoro oculto de la Patagonia: superalimento, cultivo simple y rol clave para la humanidad

Explora la diversidad y economía de los hongos comestibles en el Congreso Internacional de Hongos Micorrízicos en Esquel.