El noreste de EE.UU. se prepara para recibir a la supertormenta de nieve ‘Nemo’

Una tormenta invernal posiblemente histórica recorrerá este fin de semana el noreste de Estados Unidos. El fenómeno tiene a millones de personas a la expectativa y ha causado la cancelación de miles de vuelos.
 

La tormenta surge de dos frentes, uno húmedo proveniente del golfo y uno polar del Medio Oeste.
Los gobernadores de Massachusetts, Rhode Island y Connecticut declararon estado emergencia a partir de este viernes. En Massachusetts, el gobernador Deval Patrick firmó una orden que prohíbe a los vehículos circular en las carreteras desde las 16:00 horas (local).
 
Las nevadas iniciarán la tarde de este viernes y continuarán hasta este sábado, informó el Servicio Meteorológico Nacional.
 
Además, la tormenta producirá fuertes vientos, agitación en el mar e impulsará grandes olas hacia la costa, lo que podría causar inundaciones en Nueva Inglaterra. ‘Será una de las tormentas invernales más fuertes que hayamos visto en mucho tiempo’, dijo el meteorólogo de CNN, Pedram Javaheri.
 
Residentes de los estados que esperan la tormenta han acudido a las tiendas para comprar suministros para el fin de semana.
 
Los automovilistas forman largas filas en estaciones de servicio para conseguir combustible en Nueva York, Connecticut y Massachussets.
 
Los vientos llegarán a zonas ya afectadas por el huracán durante el otoño, desde la costa de Nueva Jersey, a los barrios en Nueva York y a través de Connecticut.
 
Los meteorólogos esperan que la tormenta se extienda al este de Massachussets y alcance la costa al norte de Maine, un área densamente poblada.
 
Las compañías de energía y de servicios públicos organizan sus recursos y en algunos lugares cerraron las escuelas públicas. El Servicio Meteorológico advirtió que la tormenta nublará la visibilidad de los conductores.
 
Las aerolíneas han cancelado más de 3200 vuelos desde y hacia la región. Algunos estados alertaron a los automovilistas sobre los peligros de manejar una vez que inicie la tormenta.
 
La oficina de servicios públicos de Boston llenó camiones con arena para esparcir en las calles y desplegó 600 tractores de remoción de nieve.
 
‘Estamos acostumbrados a este tipo de tormentas’, dijo el alcalde de la ciudad, Thomas Menino.
 
Se prevé que la nieve caiga a una velocidad de 5 a 7 centímetros por hora en Boston, por lo que el fenómeno ya ha sido comparado con la Gran Tormenta de 1978, cuando murieron varias personas.

Tags:

Esto tambien te puede interesar