viernes, diciembre 9, 2022

Fugas de metano en los gasoductos Nord Stream: una bomba climática en el mar Báltico

Más leídas

Las fugas de los gaseoductos Nord Stream 1 y 2, los cuales conectan a Rusia con Alemania a través del mar Báltico, afectarán mucho más que el suministro. Y es que, la salida de gas de estos conductos al mar y al aire tiene también consecuencias medioambientales “terribles”, según denuncian las organizaciones ecologistas.

De acuerdo con la organización ambientalista Greenpeace, las fugas de estos oleoductos provocará la pérdida de 150.000 toneladas de metano, el equivalente a 30 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), o lo que es lo mismo, a las emisiones anuales de 20 millones de coches en la Unión Europea. Sin embargo, la Agencia Federal del Medio Ambiente (UBA) de Alemania, duplicó este pronóstico y advirtió que esta “bomba climática” liberará 300.000 toneladas de metano a la atmósfera.

Las toneladas de dióxido de carbono permanecen en la atmósfera mucho más tiempo que el metano. De hecho, el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sostiene que el CO2 es el principal gas de efecto invernadero, y es responsable de casi el 25% del aumento de la temperatura global registrada en el planeta desde la era preindustrial.

¿Las fugas tienen solución?

De acuerdo con el ministro de Defensa danés, Morten Bødskov, arreglar estas fugas de gas catalogadas por Greenpeace como un “chapapote invisible” podría demorarse varios días.

El funcionario aseguró este miércoles que las reparaciones van a “llevar tiempo. Si uno escucha a los que saben cuánto gas hay en las tuberías y cuánto tiempo pasará hasta que baje la presión, la realidad es que puede tardar una semana o catorce días hasta que la zona esté suficientemente tranquila”.

  El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires clausuró GEBA

Fugas significativas 

El Nord Stream 2 no está en funcionamiento y Rusia había cortado el grifo del Nord Stream 1, sin embargo, en ambos se albergaba el llamado “gas colchón”, que es el que se usa para el correcto mantenimiento de las infraestructuras, el mismo que actualmente emerge en grandes burbujas de hasta un kilómetro de diámetro, por lo que puede considerarse como una de las fugas más importantes de la historia.

Ahora bien, la pregunta sin respuesta es ¿quién se hace cargo de las emisiones? Y es que, cada país europeo tiene unos compromisos ante la ONU y la UE de reducción de sus emisiones de efecto invernadero.

De acuerdo con la Agencia de Medioambiente de Alemania, una de las fugas ha ocurrido en aguas danesas, por lo que esta parte se le atribuirá a Dinamarca. Las otras dos han tenido lugar en aguas internacionales, por lo que quedarán sin atribuir, aunque según señala el organismo, “seguirán siendo igual de perjudiciales para el clima”.

Últimas noticias

Invernadero flotante urbano que produce energía limpia y comida orgánica

Con el precio de la tierra por las nubes en las ciudades, ahora es más importante que nunca los enfoques creativos.

Noticias relacionadas