Investigación sobre adaptación climática aplicada en tiempo real

Más leídas

Debi­do a que los paí­ses del Sur glo­bal ya su­fren las de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, la in­ves­ti­ga­ción so­bre adaptación climática ne­ce­si­ta te­ner un im­pac­to in­me­dia­to so­bre el te­rreno, sin de­jar de ser cien­tí­fi­ca­men­te ri­gu­ro­sa, di­cen es­pe­cia­lis­tas en ac­ción cli­má­ti­ca.

Con la cri­sis cli­má­ti­ca fren­te a no­so­tros no te­ne­mos tiem­po para sen­tar­nos y ha­cer un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción con­ven­cio­nal de dos, cin­co o diez años y lue­go uti­li­zar la in­ves­ti­ga­ción”, dice Jes­se De­Ma­ria-Kin­ney, jefe de la se­cre­ta­ría de la Alian­za de In­ves­ti­ga­ción para la Adap­ta­ción (ARA, por su si­gla en in­glés).

Los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, ali­men­ta­dos por los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que los hu­ma­nos es­ta­mos bom­bean­do a la at­mós­fe­ra, se es­tán sin­tien­do muy fuer­te en el Sur glo­bal con au­men­to de tem­pe­ra­tu­ras, cam­bio en las es­ta­cio­nes y fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos ex­tre­mos, como inun­da­cio­nes y tor­men­tas, que se vuel­ven más fre­cuen­tes e in­ten­sos.

La adaptación climática, que im­pli­ca cam­biar los sis­te­mas eco­ló­gi­cos, so­cia­les o eco­nó­mi­cos para ha­cer­los más ca­pa­ces de so­por­tar los ries­gos del cam­bio cli­má­ti­co, “es un com­po­nen­te crí­ti­co de la res­pues­ta glo­bal al cam­bio cli­má­ti­co a lar­go pla­zo para pro­te­ger a las per­so­nas, los me­dios de vida y los eco­sis­te­mas”, se­gún la Con­ven­ción Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co.

Pero la di­fi­cul­tad es que la in­ves­ti­ga­ción, tal como se lle­va a cabo tra­di­cio­nal­men­te, tie­ne pla­zos lar­gos y ese mo­de­lo no re­sul­ta ade­cua­do para un cli­ma que cam­bia rá­pi­da­men­te.

“Las de­ci­sio­nes y ac­cio­nes de­ben to­mar­se aho­ra y ne­ce­si­tan ba­sar­se en la me­jor evi­den­cia dis­po­ni­ble”, dice De­Ma­ria-Kin­ney. “Pero ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar fle­xi­bi­li­dad en la in­ves­ti­ga­ción y esa fle­xi­bi­li­dad debe cons­truir­se so­bre una in­ves­ti­ga­ción con­ti­nua y un pro­ce­so ite­ra­ti­vo que se desa­rro­lle en pa­ra­le­lo a la im­ple­men­ta­ción”.

Investigación orientada a la acción

El año pa­sa­do, en la cum­bre cli­má­ti­ca de la ONU (CO­P28) en Du­bai, la ARA anun­ció que ha­bía mo­vi­li­za­do más de US$ 3,8 mi­llo­nes en in­ver­sio­nes para in­ves­ti­ga­ción orien­ta­da a la ac­ción que abor­de las apre­mian­tes ne­ce­si­da­des de adap­ta­ción de los más vul­ne­ra­bles a los im­pac­tos cli­má­ti­cos.

Lan­za­da for­mal­men­te en 2021, la ARA es una coa­li­ción glo­bal de or­ga­ni­za­cio­nes com­pro­me­ti­das con la in­ves­ti­ga­ción orien­ta­da a la ac­ción para la adaptación climática. Sus 250 miem­bros in­clu­yen des­de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­gu­ber­na­men­ta­les, como el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das para el Am­bien­te, has­ta pe­que­ñas or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

“La in­ves­ti­ga­ción orien­ta­da a la ac­ción es un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la for­ma en que la ARA ve la in­ves­ti­ga­ción que se rea­li­za so­bre la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co”, dice De­Ma­ria-Kin­ney.

“Este tipo de in­ves­ti­ga­ción se cen­tra real­men­te en ga­ran­ti­zar el im­pac­to para quie­nes se en­cuen­tran en la pri­me­ra lí­nea del cam­bio cli­má­ti­co, desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des a tra­vés de los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción y que la in­ves­ti­ga­ción real­men­te se reali­ce con los usua­rios fi­na­les”, aña­de.

La in­ves­ti­ga­ción orien­ta­da a la ac­ción se di­fe­ren­cia de la in­ves­ti­ga­ción tra­di­cio­nal por­que ocu­rre jun­to con la im­ple­men­ta­ción de los ha­llaz­gos so­bre el te­rreno, ex­pli­ca De­Ma­ria-Kin­ney, aña­dien­do que se cen­tra en “apren­der mien­tras se hace”.

Des­ta­ca que debe es­tar im­pul­sa­da por las ne­ce­si­da­des de las co­mu­ni­da­des afec­ta­das, tra­ba­jan­do con esas co­mu­ni­da­des para co­di­se­ñar pro­yec­tos y ha­llar so­lu­cio­nes que ten­gan un im­pac­to so­cial ge­nuino.

Una de las prin­ci­pa­les in­ver­sio­nes anun­cia­das por la ARA ha sido el nue­vo Cen­tro Re­search 4 Im­pact (R4I Hub), crea­do como par­te del pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción de Adap­ta­ción y Re­si­lien­cia Cli­má­ti­ca (CLA­RE, en in­glés), di­se­ña­do y ad­mi­nis­tra­do con­jun­ta­men­te por la Ofi­ci­na de Asun­tos Ex­te­rio­res, la Ofi­ci­na del Com­mon­wealth y Desa­rro­llo del Reino Uni­do y el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes para el Desa­rro­llo de Ca­na­dá (IDRC).

“Es­ta­mos en una dé­ca­da de­ci­si­va”, dice Bru­ce Cu­rrie-Al­der, quien di­ri­ge el equi­po cli­má­ti­co del IDRC. “A me­nu­do sa­be­mos lo su­fi­cien­te como para ac­tuar” y con la in­ves­ti­ga­ción orien­ta­da a la ac­ción, “se uti­li­za la in­ves­ti­ga­ción como una he­rra­mien­ta de apren­di­za­je en tiem­po real”, im­ple­men­tan­do y pro­ban­do los ha­llaz­gos de ma­ne­ra in­me­dia­ta para de­ter­mi­nar qué fun­cio­nó y qué no, ex­pli­ca.

Como ejem­plo se­ña­la la pre­pa­ra­ción para inun­da­cio­nes en las co­mu­ni­da­des de Áfri­ca oc­ci­den­tal y la in­ves­ti­ga­ción que se pue­de rea­li­zar an­tes de una inun­da­ción real para de­ter­mi­nar la ac­ción más efec­ti­va.

En oc­tu­bre de 2022, más de 3,4 mi­llo­nes de per­so­nas fue­ron des­pla­za­das por las inun­da­cio­nes en Ni­ge­ria, Chad, Ní­ger, Bur­ki­na Faso, Malí y Ca­me­rún. En Su­da­mé­ri­ca, des­de fi­nes del pa­sa­do mes de abril han ocu­rri­do de­vas­ta­do­ras inun­da­cio­nes en el su­r­es­te de Bra­sil y nor­te de Uru­guay que es­tán des­pla­zan­do a mi­les de per­so­nas y han cau­sa­do más de un cen­te­nar de fa­lle­ci­dos.

“¿Cuál es la adaptación climática que se debe ha­cer a ni­vel co­mu­ni­ta­rio?”, re­fle­xio­na Cu­rrie-Al­der. Si una co­mu­ni­dad se inun­da­ra, ¿sus re­si­den­tes po­drían re­ci­bir trans­fe­ren­cias de efec­ti­vo para so­bre­vi­vir du­ran­te la inun­da­ción y des­pués de ella? “¿Qué tipo de me­di­das se ne­ce­si­tan 72 ho­ras an­tes de que el agua em­pie­ce a subir? Es­tas son pre­gun­tas que se pue­den in­ves­ti­gar”, afir­ma.

Los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción po­drían im­ple­men­tar­se in­me­dia­ta­men­te para pre­pa­rar a la co­mu­ni­dad para la pró­xi­ma inun­da­ción, ex­pli­ca, y lue­go los cien­tí­fi­cos po­drían in­ves­ti­gar si las in­ter­ven­cio­nes mar­ca­ron una di­fe­ren­cia y cómo po­drían me­jo­rar­se.

Investigación para el impacto

El nue­vo Fon­do de Opor­tu­ni­da­des del R4I Hub tie­ne como ob­je­ti­vo tras­la­dar la in­ves­ti­ga­ción y el co­no­ci­mien­to exis­ten­te a apli­ca­cio­nes prác­ti­cas para las co­mu­ni­da­des del Sur glo­bal. La fi­nan­cia­ción del pro­yec­to os­ci­la en­tre 15.000 dó­la­res ca­na­dien­ses (US$ 11.000) y 60.000 dó­la­res ca­na­dien­ses (US$ 44.000), y las in­ter­ven­cio­nes de­ben com­ple­tar­se en un año, dice Cu­rrie-Al­der.

Está abier­to a go­bier­nos y agen­cias cua­si gu­ber­na­men­ta­les, así como a or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les y de la so­cie­dad ci­vil que quie­ran po­ner la evi­den­cia en ac­ción.

“A lo lar­go de los años he es­cu­cha­do a per­so­nas de­cir co­sas como: ‘No ten­go tiem­po para es­pe­rar a que un nue­vo pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción se pon­ga en mar­cha y desa­rro­lle res­pues­tas; sólo ten­go tres me­ses para pre­sen­tar algo al mi­nis­tro e in­fluir en esta in­ver­sión en par­ti­cu­la­r’”, aña­de. “Esta es la ne­ce­si­dad de res­pues­ta que es­pe­ra­mos que el hub pue­da abor­dar”.

Hay mu­chas opor­tu­ni­da­des de fi­nan­cia­ción dis­po­ni­bles, des­de gran­des fon­dos in­ter­na­cio­na­les, como el Fon­do Ver­de para el Cli­ma, has­ta es­fuer­zos na­cio­na­les más mo­des­tos, pero las pe­que­ñas in­ter­ven­cio­nes que ne­ce­si­tan evi­den­cia pue­den pa­sar desa­per­ci­bi­das, dice Cu­rrie-Al­der.

Por ejem­plo, tal vez “hay una co­mu­ni­dad que in­vier­te sus fon­dos lo­ca­les y tra­ta de pen­sar en la me­jor op­ción en tér­mi­nos de in­fra­es­truc­tu­ra lo­cal, ya sea un ca­nal de dre­na­je o una nue­va ca­rre­te­ra”, ex­pli­ca. “Es­tas son co­sas que a ve­ces pa­san desa­per­ci­bi­das en una gran agen­da de in­ves­ti­ga­ción. No vas a una uni­ver­si­dad y di­ces: ‘Quie­ro que un es­tu­dian­te de doc­to­ra­do haga es­to’”. Pero el Fon­do de Opor­tu­ni­da­des R4I po­dría mo­vi­li­zar la ex­pe­rien­cia y la in­ves­ti­ga­ción exis­ten­tes para ayu­dar.

El fon­do bus­ca or­ga­ni­za­cio­nes que ya ten­gan una idea cla­ra del pro­yec­to so­bre el que ne­ce­si­tan orien­ta­ción y el tipo de apo­yo que ne­ce­si­tan. Este apo­yo po­dría ser, por ejem­plo, la ayu­da de un cien­tí­fi­co del sue­lo, un es­pe­cia­lis­ta en op­ti­mi­za­ción de sis­te­mas de ener­gía y agua, o en­ten­der la in­ves­ti­ga­ción so­bre las de­ci­sio­nes de adap­ta­ción.

“Es­ta­mos in­tere­sa­dos en apren­der de las ac­ti­vi­da­des del hub du­ran­te 2024 y 2025 y lue­go ver si su fi­nan­cia­mien­to ne­ce­si­ta ser ma­yor y si ne­ce­si­ta ofre­cer un ma­yor es­pec­tro de op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to”, dice Cu­rrie-Al­der.

Colaboración en el terreno

Jenny Fran­kel-Reed, fun­cio­na­ria se­nior de pro­gra­mas del equi­po de desa­rro­llo agrí­co­la de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes, dice a Sci­Dev.Net: “Ne­ce­si­ta­mos au­men­tar la re­le­van­cia de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre la ac­ción cli­má­ti­ca”. La in­ves­ti­ga­ción tam­bién de­be­ría es­tar a car­go de las re­gio­nes afec­ta­das, afir­ma.

La fun­da­ción ha pro­me­ti­do US$ 380.000 para fa­ci­li­tar ta­lle­res de “co­crea­ción” para pe­que­ños agri­cul­to­res de dos paí­ses afri­ca­nos con el fin de iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des de in­ves­ti­ga­ción de for­ma co­la­bo­ra­ti­va. To­da­vía se está de­ci­dien­do dón­de se ha­rán los ta­lle­res.

“Siem­pre vale la pena el tiem­po y el gas­to para ha­cer que [el co­di­se­ño co­la­bo­ra­ti­vo] fun­cio­ne bien por­que los re­sul­ta­dos son más du­ra­de­ros, la acep­ta­ción es más fuer­te, las pre­gun­tas son más cla­ras; hay mu­chas ven­ta­jas”, dice Fran­kel-Reed. Este es uno de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la in­ves­ti­ga­ción so­bre adap­ta­ción orien­ta­da a la ac­ción.

“Exis­te una ur­gen­cia para la adaptación climática que re­quie­re que nues­tra in­ves­ti­ga­ción sea mol­dea­da por las per­so­nas afec­ta­das y real­men­te co­la­bo­re con la gen­te que la uti­li­za­rá”, dice Fran­kel-Reed. “Tam­bién debe ha­cer­se de una ma­ne­ra que cree ca­pa­ci­da­des en todo el mun­do para que las per­so­nas tam­bién pue­dan re­sol­ver sus pro­pios desa­fíos en torno a la adap­ta­ción cli­má­ti­ca”.

“Exis­te una de­man­da de este tipo de in­ves­ti­ga­ción”, aña­de De­Ma­ria-Kin­ney. “Esa de­man­da la ve la ARA, que pasó de 33 (miem­bros) cuan­do se creó en la CO­P26 [en 2021] a te­ner 250 miem­bros”.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre adaptación climática orien­ta­da a la ac­ción está “dan­do vuel­ta” al mo­de­lo de in­ves­ti­ga­ción tra­di­cio­nal, dice Cu­rrie-Al­der. “En lu­gar de de­cir: ‘¿Cuál es tu idea in­tere­san­te y cómo in­flu­ye en el tra­ba­jo real?’, es­tás di­cien­do: ‘¿Cuál es la opor­tu­ni­dad de lo­grar un im­pac­to y cuál es el co­no­ci­mien­to que se ne­ce­si­ta para lo­grar­lo?’”.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Últimas noticias

El lince ibérico deja de ser catalogado especie en peligro de extinción

El lince ibérico incrementa su población y mejora su estatus en la Lista Roja de la UICN. Aprende más sobre este icónico mamífero ibérico.