miércoles, febrero 1, 2023

La reproducción de sonidos marinos puede atraer miles de crías de ostras y ayudar a regenerar los arrecifes

Más leídas

En esta nueva investigación, amplificaron los sonidos naturales del mar a través de altavoces submarinos. Probaron si las señales sonoras atraerían a las crías de ostras para que nadaran hacia los lugares donde intentaban regenerar los arrecifes de ostras. Funcionó mejor de lo que esperaban. Miles de larvas más nadaron hacia los lugares seleccionados en vez de hacia las zonas de control, y se asentaron en las rocas desnudas.

¿Por qué no pueden volver estos arrecifes de forma natural?

La restauración de los arrecifes de ostras está cobrando impulso en Australia y en todo el mundo como forma de restablecer la salud de los ecosistemas.

Los arrecifes de moluscos filtran y limpian grandes volúmenes de agua mientras se alimentan, mientras que montones de conchas proporcionan un hábitat para los peces. Las ostras también son el alimento de muchas especies marinas.

Estos arrecifes de mariscos, muy productivos, abarcaban antaño miles de kilómetros de aguas australianas, pero más del 90% fueron dragados para alimentarse o para utilizar sus conchas como cal para el cemento durante los primeros años de la colonia.

Sin embargo, cuando se intenta restaurar estos arrecifes, se encuentran con un problema. Las crías de ostras que nadan libremente tienen que encontrar los cantos rodados que dejan caer en los fondos arenosos de los lugares de restauración.

Ahí es donde entran los cantos de sirena. Muchos animales marinos utilizan el sonido como nosotros utilizamos la vista en tierra. Piensa en el canto de las ballenas, que les permite comunicarse a larga distancia. El sonido es más útil que la vista o el olfato bajo el agua porque puede transportar la información a gran distancia, mucho más de lo que se puede ver, y sin ser empujado por las corrientes marinas.

  El dilema de México y sus siete millones de toneladas de basura plástica

Si has buceado en un arrecife de coral o de roca, sabrás que los arrecifes sanos son sorprendentemente ruidosos. Al flotar sobre el arrecife, se oye una cacofonía de sonidos: crujidos y chasquidos de los peces mientras se alimentan y de invertebrados como los camarones.

Si este paisaje sonoro está presente, indica a las larvas de ostras que se trata de un hábitat saludable. Y como el sonido viaja tan bien, los paisajes sonoros se transmiten a una distancia decente. Por eso es una señal tan útil si eres una cría de ostra que busca una roca en la que asentarse y empezar a crecer su concha.

Las larvas de las ostras no tienen cerebro ni oído, pero no están despistadas. Al igual que los peces, oyen detectando e interpretando el movimiento de las partículas de agua agitadas por las ondas sonoras a su paso. Las ondas sonoras aplastan y estiran alternativamente las partículas de agua, enviando vibraciones en la dirección en que se mueve la onda sonora. Las ostras perciben este movimiento con diminutos pelos sensoriales o con estatocistos, órganos sensoriales utilizados para el equilibrio y la orientación.

A pesar de tener sólo el ancho de un cabello humano, las ostras larvarias utilizan estos órganos para seguir estas vibraciones hacia el arrecife sano que produce el sonido. En las ostras adultas, el diminuto estatocisto es casi imposible de encontrar. Pero las larvas de ostras que nadan proyectan sus estatocistos delante de ellas, presumiblemente para mejorar la navegación e interpretar los sonidos marinos.

Para comprobar si esto funciona fuera del laboratorio, grabaron sonidos del saludable arrecife de Port Noarlunga, en el sur de Australia. A continuación, reprodujeron estos sonidos bajo el agua cerca de dos grandes emplazamientos de restauración de arrecifes en la costa de Adelaida y la península de Yorke.

  El nivel y la temperatura de los mares está en niveles récord por el cambio climático

Esto atrajo hasta 17.000 ostras más por metro cuadrado a estos lugares de restauración. No sólo eso, sino que en los cinco meses siguientes crecieron cerca de cuatro veces más ostras grandes en las zonas de prueba, lo que aceleró el crecimiento del hábitat. En cambio, las zonas en las que no se reprodujo el sonido ambiente de las zonas sin ostras sólo produjeron un hábitat atrofiado con pocas ostras asentadas.

Los arrecifes viven con el sonido de la música

Investigadores de todo el mundo están poniendo en marcha iniciativas de restauración para reparar parte del daño que hemos causado.

Esta técnica podría ayudar a mejorar el número de crías de ostras u otras especies clave que llegan a sus nuevos hogares y comienzan la gran tarea de construir arrecifes.

Los investigadores han descubierto que los peces pueden ser atraídos a los arrecifes de coral reproduciendo ruidos saludables, y se sabe desde hace tiempo que las aves pueden ser atraídas a lugares específicos de anidación reproduciendo sus llamadas sociales.

En la ciencia, no existe una bala de plata y hay posibles inconvenientes. No serviría de nada atraer a todas las ostras larvarias a unos lugares en detrimento de otros, o atraer a los depredadores en gran número.

Pero si se hace con cuidado, estas técnicas podrían ayudar a restablecer las autopistas acústicas invisibles del mar, y convertir el silencio sepulcral de muchas aguas costeras en arrecifes de ostras vibrantes, ruidosos y saludables.

Últimas noticias

El gran defensor del plástico que triunfa con el reciclaje en Chile

Michel Compagnon logró darle un giro a la empresa familiar dos décadas atrás para hacer de materiales en desuso un negocio rentable.

Noticias relacionadas