Preocupante: el calentamiento del polo sur es tres veces más rápido que el del resto del mundo

antartida

Un nuevo estudio revela cambios climáticos extremos y abruptos en el interior de la Antártida en las últimas tres décadas como resultado de los efectos de la variabilidad tropical junto con el aumento de los gases de efecto invernadero.

Los científicos climáticos pensaron durante mucho tiempo que el interior de la Antártida podría no ser muy sensible al calentamiento, pero una investigación, publicada esta semana, muestra un cambio dramático.

En los últimos 30 años, el polo sur ha sido uno de los lugares que más rápidamente ha cambiado en la Tierra, calentándose más de tres veces más rápido que el resto del mundo.

Especialistas argumentan que estas tendencias de calentamiento son poco probables como resultado de la variabilidad natural del clima solamente. Los efectos del cambio climático provocado por el ser humano parecen haber funcionado conjuntamente con la importante influencia que la variabilidad natural de los trópicos tiene en el clima de la Antártida. Juntos hacen que el calentamiento del polo sur sea una de las tendencias de calentamiento más fuertes de la Tierra.

El polo sur no es inmune al calentamiento

El polo sur se encuentra en la región más fría de la Tierra: la meseta antártica. Las temperaturas medias van desde -60℃ durante el invierno hasta sólo -20℃ durante el verano.

El clima de la Antártida generalmente tiene un enorme rango de temperaturas en el curso de un año, con fuertes contrastes regionales. La mayor parte de la Antártida occidental y la Península Antártica se calentaron a finales del siglo XX. Pero el polo sur, en el interior continental remoto y de gran altitud, se enfrió hasta los años 80.

Los científicos han estado rastreando la temperatura en la estación del polo sur de Amundsen-Scott, el observatorio meteorológico más meridional de la Tierra, desde 1957. Es uno de los registros completos de temperatura más antiguos del continente antártico.

El análisis de los datos de la estación meteorológica del polo sur muestra que se ha calentado 1.8℃ entre 1989 y 2018, cambiando más rápidamente desde el comienzo de la década de 2000. Durante el mismo período, el calentamiento en la Antártida Occidental se detuvo repentinamente y la Península Antártica comenzó a enfriarse.

Una de las razones para el calentamiento del polo sur fue la existencia de sistemas de baja presión más fuertes y un clima más tormentoso al este de la Península Antártica en el Mar de Weddell. Con el flujo en el sentido de las agujas del reloj alrededor de los sistemas de baja presión, esto ha estado transportando aire caliente y húmedo a la meseta antártica.

El calentamiento del polo sur vinculado a los trópicos

El estudio también muestra que el océano en el Pacífico occidental tropical comenzó a calentarse rápidamente al mismo tiempo que el polo sur. Encontramos que casi el 20% de las variaciones de temperatura anuales en el polo sur estaban relacionadas con las temperaturas oceánicas en el Pacífico tropical, y varios de los años más cálidos en el polo sur en las últimas dos décadas ocurrieron cuando el Pacífico tropical occidental también era inusualmente cálido.

Para investigar este posible mecanismo, se realizó un experimento de modelo climático y encontramos que este calentamiento del océano produce un patrón de olas atmosféricas que se extiende a través del Pacífico Sur hasta la Antártida. Esto da como resultado un sistema de baja presión más fuerte en el Mar de Weddell.

Sabemos por estudios anteriores que las fuertes variaciones regionales en las tendencias de temperatura se deben en parte a la forma de la Antártida.

La capa de hielo de la Antártida oriental, bordeada por los océanos Atlántico Sur e Índico, se extiende más al norte que la capa de hielo de la Antártida occidental, en el Pacífico Sur. Esto causa dos patrones climáticos claramente diferentes con diferentes impactos climáticos.

Los vientos más constantes del oeste alrededor de la Antártida oriental mantienen el clima local relativamente estable, mientras que las frecuentes e intensas tormentas en el Pacífico Sur de gran latitud transportan aire cálido y húmedo a partes de la Antártida occidental.

Los científicos han sugerido que estos dos patrones climáticos diferentes, y los mecanismos que impulsan su variabilidad, son la razón probable de la fuerte variabilidad regional en las tendencias de la temperatura de la Antártida.

Lo que esto significa para el polo sur

El análisis revela que las variaciones extremas de las temperaturas del polo sur pueden explicarse en parte por la variabilidad tropical natural.

Para estimar la influencia del cambio climático inducido por el hombre, se analizaron más de 200 simulaciones de modelos climáticos con concentraciones de gases de efecto invernadero observadas durante el período comprendido entre 1989 y 2018. Estos modelos climáticos muestran que los recientes aumentos de los gases de efecto invernadero han contribuido posiblemente a 1℃ del total 1.8℃ de calentamiento en el polo sur.

También se utilizaron los modelos para comparar la reciente tasa de calentamiento con todas las posibles tendencias de temperatura del polo sur en 30 años que se producirían naturalmente sin la influencia humana. El calentamiento observado excede el 99,9% de todas las tendencias posibles sin influencia humana – y esto significa que el reciente calentamiento es extremadamente improbable bajo condiciones naturales, aunque no imposible. Parece que los efectos de la variabilidad tropical han funcionado conjuntamente con el aumento de los gases de efecto invernadero, y el resultado final es una de las tendencias de calentamiento más fuertes del planeta.

Estas simulaciones de modelos climáticos revelan la notable naturaleza de las variaciones de temperatura del polo sur. La temperatura observada del polo sur, con mediciones que datan de 1957, muestra oscilaciones de temperatura de 30 años que van desde más de 1℃ de enfriamiento durante el siglo XX hasta más de 1.8℃ de calentamiento en los últimos 30 años.

Esto significa que las oscilaciones de temperatura multidecenales son tres veces más fuertes que el calentamiento estimado del cambio climático causado por el ser humano de alrededor de 1℃.

La variabilidad de la temperatura en el polo sur es tan extrema que actualmente enmascara los efectos causados por el hombre. El interior de la Antártida es uno de los pocos lugares que quedan en la Tierra donde no se puede determinar con precisión el calentamiento causado por el hombre, lo que significa que es un desafío decir si, o por cuánto tiempo, el calentamiento continuará.

Pero nuestro estudio revela que los cambios climáticos extremos y abruptos son parte del clima del interior de la Antártida. Es probable que continúen en el futuro, trabajando para ocultar el calentamiento inducido por el ser humano o intensificándolo cuando los procesos de calentamiento natural y el efecto invernadero humano trabajen en conjunto.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Córdoba: Advierten por importantes crecidas

Se espera un pico de crecida de tres metros en el río San Antonio ...

Bolivia pierde 250 mil hectáreas de bosques por deforestación

Bolivia pierde cada año 250 mil hectáreas boscosas por la tala, crecimiento de la ...