Un fotógrafo y su esposa plantaron más de dos millones de árboles en 20 años

La fe mueve montañas, y las repuebla si han sido asediadas y despojadas de sus bosques y sus ecosistemas, porque la creencia de algunas personas en un planeta con pulmones puede conseguir cosas increíbles.

Son los gestos y la dedicación de algunos, lo que hace posible una vida mejor, lo que hace posible la vida simplemente y, en esa empresa han estado, durante años, grandes personas como Jadav Payeng o el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado y su equipo.

Llevar a cabo, lo que en apariencia es imposible, está en la mano de los que creen que es posible, es así de sencillo, y para muestra un botón.

Un 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la deforestación y son innumerables las especies de plantas y animales que pierden sus hábitats todos los días; desde 1990 se han perdido 129 millones de hectáreas de bosque.

Las cifras y los porcentajes son realmente alarmantes, y ante estos números, el fotógrafo Sebastião Salgado y su esposa Lélia Deluiz Wanick Salgado decidieron demostrar al mundo lo que puede hacer un pequeño grupo de personas con fe en la madre tierra.

Decidieron reforestar un bosque devastado basándose en la capacidad que la tierra tiene para regenerarse en las condiciones adecuadas.

El prestigioso fotógrafo, en la década de los 90, regresó a Brasil después de documentar la terrible barbarie del genocidio de Ruanda; triste al ver que la selva tropical que él recordaba ahora era una zona árida y desértica, hizo caso a su esposa Lélia que creía que la zona podía volver a recuperar su gloria y su vida.

El fotógrafo afirmó, ‘La tierra estaba tan enferma como yo, todo fue destruido […] mi esposa tuvo una idea fabulosa para replantar este bosque y cuando empezamos a llevarla a cabo, todos los insectos, aves y peces regresaron’.

Tags:

Esto tambien te puede interesar