lunes, agosto 15, 2022

Científicos desarrollan un plástico biodegradable a partir de plantas

Más leídas

Un equipo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) ha desarrollado un nuevo tipo de plástico de características similares al PET, el más utilizado en el ámbito alimentario y cosmético. Se trata de un producto elaborado a partir de partes “no comestibles” de plantas y fácilmente biodegradable.

La lucha contra la es uno de los grandes desafíos pendientes en materia medioambiental. Varias expediciones han demostrado la existencia de “islas” de estos residuos que flotan en los océanos. Algunas tan grandes como la superficie de Groenlandia (más de 2 millones de kilómetros cuadrados) y que amenazan el ecosistema marino.

El plástico PET, acrónimo de polietileno tereftalato-poliéster, es un material muy extendido en la fabricación de envases de alimentos y cosméticos, películas fotográficas o textiles. Estos sucede debido a que combina un bajo costo, estabilidad térmica, resistencia mecánica, procesabilidad y compatibilidad. Por lo tanto, ha resultado difícil encontrar un plástico alternativo.

El descubrimiento

Los científicos suizos, en sus esfuerzos por desarrollar plásticos biodegradables elaborados a partir de materia vegetal no comestible denominado “biomasa lignocelulósica”, han dado con la tecla.

En la investigación, dirigida por el profesor Jeremy Luterbacher se ha desarrollado un plástico derivado de la biomasa más respetuoso con el medioambiente que los convencionales. Y ya se ha utilizado con éxito en cintas de embalaje, fibras textiles y filamentos de impresión en tres dimensiones.

“Básicamente cocinamos madera u otro material vegetal no comestible, como desechos agrícolas, en productos químicos económicos para producir el precursor plástico en un solo paso”, explica Luterbacher.

“Al mantener intacta la estructura del azúcar dentro de la estructura molecular del plástico, la química es mucho más simple que las alternativas actuales”, añade.

  La Unión Europea da orientaciones técnicas sobre la clasificación de residuos

Cómo se consigue

La técnica consiste en agregar un compuesto orgánico (aldehído) en el proceso de elaboración que permita “estabilizar ciertas fracciones del material vegetal y evitar su destrucción durante la extracción”, según se explica en el comunicado.

“Al usar esta técnica simple, podemos convertir hasta el 25 % del peso de los desechos agrícolas, o el 95% del azúcar purificada, en plástico”, dice otro de los autores del estudio, Lorenz Manker. Lauterbacher destaca que se trata de un plástico “único” debido a que mantiene la estructura del azúcar intacta.

Últimas noticias

Neuquén: Plottier es la primera ciudad del país que recicla las pilas

Contrató a la primera empresa nacional que se dedica a transformar las pilas en materiales que se usan para la fabricación de pintura.

Noticias relacionadas