El drama del vórtice de plástico del Pacífico: hay tanta basura que ya necesitamos soluciones a escala titánica

Más leídas

La isla de plástico del Pacífico es la gran asignatura pendiente de la gestión de residuos global. La dependencia de nuestras economías de estos materiales es inmensa pero una parte importante de ellos acaba contaminando nuestras aguas.

El tamaño de estos vertederos marítimos crece a ritmo exponencial, así que para algunos la única opción es pescarlos con redes cada vez más grandes.

25 millones para el Sistema 03

Hace unas semanas se conocía que, Joe Gebbia, fundador de Airbnb, había donado 25 millones de dólares a la fundación The Ocean Cleanup, una ONG que trabaja en el desarrollo de soluciones tecnológicas para librar de plásticos los océanos. El dinero, anunció la fundación, se destinará primordialmente al desarrollo de su System 03, una solución para la limpieza del plástico a gran escala.

La donación servirá para que la ONG de un paso adelante en el desarrollo de uno de sus pilares clave: retirar el plástico que se acumula en nuestros océanos. (Siendo el otro pilar el de evitar que nuevos plásticos lleguen al mar abierto a través de los ríos.)

¿Cómo será este nuevo sistema? El mecanismo que utiliza la ONG para la captura de plástico a gran escala es sencillo. Para la recogida de plásticos en alta mar, el ingenio utilizará una red 2,5 kilómetros de longitud y cuatro metros de profundidad, atada a dos buques remolcadores. Los plásticos van acumulándose en una red más pequeña en segmento central, red que puede ser después vaciada en un barco. Es un sistema de pesca de plásticos.

Del 002 al 03. El 03 sustituirá al proyecto piloto, System 002 o Jenny, con el que la compañía ha estado testando la retirada de plásticos en la conocida isla de plástico del pacífico. La principal diferencia entre primer y el segundo mecanismo es la escala: el sistema 03 será tres veces más grande que la anterior generación.

El sistema 002 ha estado en uso desde finales de 2021 y aunque lleva unos meses de parón técnico, la ONG espera volver a ponerlo en funcionamiento en las próximas semanas. Durante su año aproximado de actividad en la gran isla de plástico del pacífico el mecanismo ha recolectado 200 toneladas de plástico.

Pescar lo que se busca

El principal problema al que se enfrenta el mecanismo puede parecer obvio, y es acabar capturando vida marina. La evolución del mecanismo aún no ha podido solventar del todo este problema, aunque se asegura que se han ido produciendo avances en cada nueva implementación del mecanismo. Según sus datos, el plástico compone el 99,8% de las capturas de estos mecanismos.

Islas de plástico

La misión de los sistemas 002 y 03 se centra en la región del océano pacífico conocida como la Gran mancha de basura en el Pacífico, la isla de plástico o el vórtice de basura del Pacífico. Se trata de un área vagamente definida situada en el Pacífico norte.

Las corrientes marinas han hecho que durante décadas buena parte de los plásticos que llegan por una u otra vía al océano acaben en distintos puntos del interior del sistema de corrientes conocido como el Giro Subtropical del Pacífico Norte.

El Pacífico es, además una masa de agua propensa a acumular plásticos por el hecho de que algunos de los países que más plásticos lanzan al mar están en su costa. Países como Filipinas, Malasia, China o Indonesia. La gran densidad de población de estos países, su menor capacidad para gestionar residuos y el hecho de que los países occidentales exportemos nuestros residuos plásticos aquí se encuentran entre los principales motivos de tal nivel de contaminación.

Y microplásticos en todas partes

Limpiar las islas de plástico puede ser una gran idea, pero hay un problema: muchos de los plásticos que contaminan nuestros mares hoy en día son demasiado pequeños para ser recogidos con simples redes. Los microplásticos (y los mesoplásticos y nanoplásticos) son una de las grandes amenazas ecológicas y sanitarias a las que nos enfrentamos.

Limpiar los grandes plásticos ayudará a combatir la proliferación de nuevos residuos de menor tamaño, pero no hoy por hoy no tenemos un mecanismo eficiente que esperar décadas o siglos hasta su degradado.

No es limpio el que limpia sino…

El que poco ensucia, o al menos eso dice el refrán. El problema es que a estas alturas no podemos ignorar lo ya ensuciado. La situación es tan grande que hay que atajarlo en diversos frentes, e iniciativas de limpiado a gran escala son imprescindibles.

La ONG neerlandesa también desarrolla sistemas para evitar que los plásticos se desagüen de los ríos al mar, una medida también puesta en práctica en algunos cauces fluviales. Sin embargo aún estamos lejos de lograr unas emisiones de plástico netas cero o inferiores, como prueban numerosas noticias recientes al respecto.

Últimas noticias

Ámsterdam es la ciudad más sostenible del mundo

El Índice de Ciudades Sostenibles 2024 ubica a Ámsterdam en el primer lugar como la ciudad más sostenible.