En Reino Unido quieren poner un impuesto a los neumáticos “porque también contaminan”

Más leídas

La contaminación de los neumáticos está siendo uno de los grandes enemigos de los gobiernos a nivel mundial. Prácticamente todas las naciones occidentales se han propuesto acabar con todo lo que cause problemas al medioambiente. Bien lo sabemos en el mundo de las dos ruedas, aunque parece que las motos de combustión interna se salvarán a partir de 2035, no como los coches.

Los gobernantes tienen dos maneras de atajar con el problema: prohibiéndolo o gravándolo para aumentar las operaciones de reciclado. Como la primera es improbable y los neumáticos también contaminan al degradarse, en Reino Unido se están planteando muy seriamente poner un impuesto a los neumáticos.

La degradación de los neumáticos parece preocupar a los gobernantes del Reino Unido. Como prohibir no lo pueden prohibir están estudiando gravar a los neumáticos ya que, según exponen, el proceso de degradación al que se someten es contaminante para el medioambiente.

No es que se degraden o descompongan una vez se dejen de usar, que también. Durante su vida útil y mientras son utilizados cuando andamos en moto, los neumáticos van desprendiendo una amplia gama de compuestos tóxicos, incluidos carcinógenos conocidos que contaminan el aire, el agua y el suelo.

Aunque se trata de una idea todavía muy incipiente, la actual estrategia Net Zero pretende descarbonizar todos los sectores de la economía británica de aquí a 2050.

También están valorando que los neumáticos más baratos reciban un mayor gravamen de impuestos. Según lo que dicen, al ser más baratos contaminan más y producen más polución. “El encarecimiento de los neumáticos más baratos provocaría sin duda que algunos siguieran conduciendo con neumáticos ilegales, comprometiendo la seguridad vial de todos”, se quejaban desde una asociación de motoristas del país.

No en vano, y para hacernos una idea de lo que contaminan, un reciente estudio cifró que los neumáticos contaminan casi 2.000 veces más que los tubos de escape. Hay cientos de productos químicos, y muchos de ellos son cancerígenos. En concreto, produjeron 36 miligramos de partículas por kilómetro, 1.850 veces más que el promedio de 0,02 mg/km de los escapes.

Las consecuencias no se han hecho esperar. Tras la amenaza al negocio, los fabricantes se han puesto las pilas, aunque llevan varios años trabajando en sustituir el material principal de los neumáticos por otros 100 % biológicos.

Tal y como recoge MCN, en Michelin están buscando nuevas propuestas: “El próximo gran impulso será cuando los gobiernos descubran cómo gravar los vehículos eléctricos y, si eso es sobre las partículas de los neumáticos, luego encuentren formas de minimizar eso y al mismo tiempo aumentar el uso de energía sostenible. Sin duda alguna, los materiales serán clave”.

Seguro que los que han comprado neumáticos en alguna ocasión en España se han fijado en la letra pequeña: la ecotasa. Como su nombre indica, es una tasa o coste extra que tienen que soportar quienes compren un nuevo neumático con el fin de reducir el impacto ambiental de otras cubiertas, usadas y desgastadas, que han llegado al fin de su vida útil.

En España lleva instaurada unos cuantos años, desde 2006. Con ella se financia el tratamiento de los neumáticos fuera de uso en base al Real Decreto 1619/2005. Los neumáticos se trasladan a un centro de tratamiento donde se procesan, separando sus componentes y reutilizándolos.

Últimas noticias

China realiza la donación de tres parques fotovoltaicos a Cuba

Entérate de la donación de parques fotovoltaicos por parte de China a Cuba y cómo contribuyen a la soberanía energética del país caribeño.