Hermès tiene una línea de accesorios fabricados con las sobras de sus productos

Sea una cartera Birkin o una Kelly, un foulard o un traje de baño en Eperon d’Or, las piezas de Hermès dejan material sobrante. Es difícil considerar basura el cashmere, el cuero, la seda, el cristal, la cerámica de la casa francesa. Pascale Mussard, sexta generación en la marca que creó Thierry Hermès, a quien de niña llamaban ‘pequeña urraca’ porque tenía el hábito de juntar los pedacitos que quedaban de la fabricación, hizo de la necesidad virtud y creó petit h, un espacio que se puede ver como el reciclaje del lujo.

 
‘Las sobras de cualquier producto de Hermès tienen en sí mismas una calidad a la que se debe atender y hallarle un uso’, explicó Mussard.
 
Hasta hace poco, la política de Hermès era reutilizar un material cuando se podía: el sobrante de una cartera podía convertirse en una correa de reloj. Pero desde que en 2010 Mussard concibió la idea de petit h, el concepto pasó a crear objetos nuevos y experimentar en el diseño. Desde 2017 hay lanzamientos mensuales de tarjeteros (USD 610), rehiletes (USD 335), porta-pasaportes (USD 210), adornos para el árbol de navidad (USD 145), collares (USD 290), pulseras (USD 500) y hasta bolsas para hacer las compras (USD 550).
 
Las creaciones de la rama reciclable de la marca famosa ‘no se conciben para que formen parte de una colección y se expongan en una temporada de moda’, se explica Mussard. ‘Se presentan en ventas especiales cada tanto, durante periodos limitados, en las tiendas de Hermès de distintos lugares del mundo y de modo permanente en la tienda ubicada en 17 Rue de Sèvres en París’, agregó.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Buenos Aires: Laberinto de residuos plásticos

Buscan concientizar a los vecinos sobre la importancia de separar los residuos de forma ...

botellas de plástico

Piden la eliminación de las botellas de plástico en instituciones alemanas

La organización medioambiental alemana Deutsche Umwelthilfe quiere poner fin a las botellas de plástico ...