Los microplásticos están por todas partes, cómo hacer para evitar comerlos

Más leídas

Los microplásticos son fragmentos diminutos de plástico que se encuentran en el agua, alimentos y aire, se han convertido en un problema persistente y difícil de evitar.

Estudios recientes han vinculado estos contaminantes a enfermedades cardíacas, trastornos pulmonares y otros problemas de salud preocupantes.

La prevalencia de estos diminutos plásticos es tal que evitarlos por completo se ha vuelto casi imposible. Sin embargo, los expertos recomiendan diversos métodos para reducir la exposición a los microplásticos en el agua, los alimentos y el aire.

Los microplásticos se originan de diversas fuentes, incluyendo la degradación de productos plásticos más grandes y el uso de cosméticos y productos de limpieza que contienen pequeños agentes exfoliantes.

Una vez liberados en el medio ambiente, pueden ser transportados por el viento y el agua, eventualmente ingresando al cuerpo humano a través de la inhalación y la ingestión.

La contaminación por este derivado del plástico es un problema emergente que requiere una atención urgente por sus potenciales efectos adversos en la salud humana. Es crucial estar informados y tomar medidas individuales y colectivas para reducir la exposición a estos contaminantes.

Cómo puedo evitar los microplásticos

Entre los consejos destacan evitar el uso de botellas de plástico, emplear filtros de agua certificados por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés), y optar por recipientes de vidrio o acero inoxidable para almacenar alimentos.

Investigaciones de 2019 y 2024 destacan que el agua embotellada contiene niveles significativamente más altos de microplásticos en comparación con el agua del grifo. En su lugar, los expertos sugieren utilizar botellas reutilizables de acero o vidrio.

Pese a las ventajas del agua del grifo, esta también puede contener microplásticos. Usar filtros de agua certificados por la NSF/ANSI puede ayudar a reducir, aunque no eliminar completamente, la presencia de estos contaminantes.

Ejemplos de filtros recomendados incluyen el Aquasana AQ-5200 y la jarra Brita Elite, aunque es importante evitar el uso de agua caliente en estos filtros para minimizar la degradación del plástico.

El almacenamiento de alimentos también juega un papel crítico. Los expertos recomiendan no usar recipientes plásticos para guardar comida, especialmente evitar exponer cualquier plástico a altas temperaturas, ya que esto acelera su degradación y liberación de microplásticos.

La endocrinóloga Gillian Goddard, autora en ParentData, también aconseja no reutilizar plásticos de un solo uso para alimentos y bebidas.

Otra medida importante es evitar calentar alimentos en recipientes plásticos.

La limpieza del aire en el hogar también puede reducir la exposición a los microplásticos.

La reducción del polvo en el aire interior mediante la aspiración regular con una aspiradora de sistema sellado con filtro HEPA o S-class, y la limpieza de superficies con una esponja o paño húmedo, son estrategias beneficiosas.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Últimas noticias

La lucha contra el cambio climático en crisis por falta de financiación

Conoce el informe de la ONU sobre el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sustentable y la lucha contra el cambio climático.