¿Qué hacer con el aceite después de freír?

Más leídas

El Día del Consumo Responsable invita a repensar hábitos a la hora de comprar y la importancia de gestionar correctamente los descartes de aquello que consumimos. Un estudio elaborado por la Facultad de Agronomía de la UBA junto a la empresa DH-SH alerta, específicamente, sobre el residuo de aceite vegetal usado en nuestro país.

Reflexionar sobre los modelos de consumo que imperan en la actualidad con el objetivo de adoptar acciones que tiendan a preservar el ambiente es un imperativo todo el año: el 15 de marzo, especialmente, se conmemora el Día del Consumo Responsable que pone el foco en nuestros hábitos de conducta al momento de las decisiones de consumo.

En el marco de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, el ODS número 12 propone “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”. Entre las metas dentro de este Objetivo de Desarrollo Sostenible, se distinguen: la reducción del desperdicio mundial de alimentos y la reducción sustancial de residuos a través de la prevención y estímulo del reciclaje y reutilización.

El aceite vegetal usado, que no es más que el descarte de aceite luego de la cocción de frituras, puede ser perjudicial para nuestros recursos hídricos cuando es mal gestionado: por las cañerías, en la basura común o en la tierra, entre otras alternativas. Tan solo un litro del descarte de aceite que se usó para freír puede contaminar hasta mil litros de agua.

En esta línea, un informe elaborado por la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA) junto a la empresa DH-SH, evidencia que en Argentina, la mitad de los hogares no separan el aceite vegetal usado lo cual significa un descarte anual de hasta cien millones de litros que podrían ser recuperados para la producción de biocombustibles de segunda generación.

“El aceite vegetal usado en la tierra y en el agua forma una película impermeable en la superficie que impide el intercambio gaseoso y de oxígeno entre la atmósfera y el suelo y entre la atmósfera y el agua, causando la muerte de todos los seres vivos que habitan debajo de ellas. Hace falta más concientización sobre la manera en la que consumimos y cuidamos los recursos naturales”, señala Antonella Druetta, responsable de Ambiente de la empresa DH-SH, ubicada en Capitán Bermúdez, Santa Fe.

La buena noticia es que quienes reciclan ‘A veces’ y ‘Nunca’, declararon una disposición entre alta y muy alta a hacerlo (67% y 56% respectivamente). “Desde el sector privado y público debemos unirnos para poder concientizar y generar cada vez más herramientas para evitar que lo que es un recurso se convierta en residuo”, asegura Druetta.

Consumidores responsables

“Reciclá tu Aceite” es la campaña de concientización que lleva adelante la empresa DH-SH, oriunda de Capitán Bermúdez, Santa Fe, y que pone el eje sobre la importancia de separar y disponer en forma responsable el aceite usado de cocina. Así, se logra extender la vida útil de un recurso que se usa habitualmente en hogares y en comercios como restaurantes, hoteles, rotiserías y deliverys, para convertirlo en biodiésel.

La campaña alcanza a 15 provincias con la firma de convenios con municipios para la gestión de grandes generadores, la instalación de puntos verdes y la implementación de acciones con la comunidad y escuelas. Comprende la recolección y acondicionamiento del aceite usado de cocina a cargo de DH-SH, que cuenta con más de veinte años de experiencia en este sector. El residuo recolectado se convierte en materia prima para la producción de biocombustibles de segunda generación.

Durante el 2022, DH-SH firmó 42 convenios, lo que da un total de 80 municipios que ya se sumaron a la campaña. A su vez, la empresa cuenta con casi 300 puntos distribuidos en 7 provincias, muchos de los cuales están ubicados en escuelas con las cuales se lleva adelante un programa de educación ambiental en forma gratuita y virtual.

“A partir de la instalación de puntos verdes en distintas ciudades del país, los vecinos pueden acercar su aceite vegetal usado en botellas plásticas bien cerradas y dejarlas allí mismo para que nosotros nos encarguemos de su recolección y hagamos el tratamiento de reciclado en la planta. También trabajamos con comercios que producen este desecho en grandes cantidades y con escuelas, generando charlas y capacitaciones para concientizar sobre esta problemática y lo fundamental de ser parte de la solución”, sostiene Sebastián Soso, responsable de Comunicación de DH-SH.

Últimas noticias

Sólo 8 países toman en serio los compromisos para detener la deforestación para 2030

Mejora tu comprensión sobre la deforestación y su relación con el cambio climático. Los países están trabajando para combatir este problema.