Mendoza: la naturaleza y la ciencia se combinan para hacer de Malargüe un destino excepcional

Ubicada a más de 400 kilómetros al sur de la ciudad de Mendoza, Malargüe cuenta con una variada gama de actividades que se pueden realizar a lo largo de todo el año, tanto desde el punto de vista científico como recreativo.

 
 
‘Nuestra ciudad ofrece opciones para todos los públicos y en toda época del año. Tanto para aquellos que viene a buscar naturaleza, para quienes la Reserva Provincial La Payunia es el lugar ideal; como así también para los que disfrutan del universo y sus misterios’, dijo a Télam el director de Turismo de la ciudad, Oscar González.
 
Comenzar por La Payunia es casi obligado por su excepcionalidad: unos 800 conos volcánicos dibujan un paisaje increíble sobre un manto de ceniza con elevaciones y bombas piroclásticas -grandes rocas de material volcánico-, y zonas de vivos colores entre rojizos y negros.
 
A sólo 208 kilómetros del centro de Malargüe, la Payunia, que está postulada ante la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad, puede ser visitada a través de excursiones -siempre guiadas- que salen de la ciudad a las 8 de la mañana con regreso a las 20.
 
Otra maravilla natural que ofrece Malargüe es la Caverna de las Brujas, ubicada a un poco más de 70 kilómetros de la ciudad a 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Formada por la acción del agua que ha cavado profundas galerías subterráneas, se pueden observar estalactitas, estalagmitas, velos, columnas y formaciones coralinas, entre otras.
 
Algunos de los sitios que el turista visita son la Sala de la Virgen, La Gatera, La Sala de la Estalagmita Gigante y Sala de los Encuentros.
 
En el interior de la cavidad existen otra gran cantidad de lugares de singular belleza como es la Sala de la Madre, la Sala de las Flores, la Cámara de los Dioses, la Sala de las Arenas y el Jardí­n de las Brujas.
 
En temporada de invierno, el centro de esquí Las Leñas es el destino elegido para los turistas, en su mayoría provenientes de Brasil que llegan en vuelos chárters desde San Pablo al aeropuerto de Malargüe, contratados por la empresa Valle de Las Leñas.
 
‘Además -indicó González-, hoy estamos trabajando en el Parque Huellas del Dinosaurio, que se va a sumar a la ruta de los dinosaurios que trabaja la región de Cuyo. Es la que viene de sur a norte, y si todo sale cuallo planificado, en cinco meses más tendremos toda la obra terminada’.
 
El Parque contará con un centro de interpretación en el turista encontrará toda la información necesaria para su recorrido, ydonde se encontrarán todos los servicios necesarios para el visitante.
 
‘A partir de ahi, se recorre el sendero en el cual se cruzan dos puentes peatonales muy largos, entre 6 y 7 metros de largo, y desde el segundo puente se podrán observar las huellas de dinosaurio desde la altura’, explicó el funcionario municipal.
‘Y después se sigue un recorrido hacia un costado donde se va a poder encontrar a unos cien metros todo lo que son los dinosaurio modelo en paleoesculturas’, agregó.
 
Un valor agregado que ofrece la ciudad es el turismo científico, conformado por el planetario, con funciones para todo el público a través de una mirada astronómica sencilla y dinámica, y el observatorio Pierre Auger.
 
‘El planetario se complementa muy bien con el observatorio Piere Auger, que es la astrofísica en un nivel muy adaptable para la gente. Los visitantes no puede creer que más de 500 científicos de todo el mundo se reúnen dos veces por año en la ciudad de Malargüe para trabajar en la búsqueda y el análisis de los rayos cósmicos’, destacó González.
 
Malargüe como destino se divide en dos partes; uno la ciudad, con 1.980 plazas habilitadas, y el circuito de los valles, que es el valle de las Leñas y valle de los Molles, que en plena temporada alta de invierno, suma otra 3.500 plazas.
 
‘Así que superamos las 5 mil plazas en total en todo el destino, pero en verano se reduce en la zona de los valles a unas 1.000 plazas en total que se complementan con las de la ciudad’, precisó.
 
En cuanto a la oferta gastronómica, Malargüe es pionera en la provincia con las destacadas rutas alimentarias del chivito -cuya Fiesta Nacional se celebra la primer semana de enero- y la trucha, que de hecho son el molde que utilizó Mendoza para constituir y lanzar la Ruta Gastronómica provincial.
 
‘Se hizo un trabajo muy fuerte en la provincia en la promoción, y a partir de ahi el chivo y la trucha en Malargüe es lo que más se potencia. De hecho, para el Día Internacional del Turismo, el próximo 27 de septiembre, hemos planeado cocinar chivo y truchas en todas las plazas de la ciudad’, destacó el director de Turismo. 

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Mendoza: la reserva natural de Payunia sería declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO

Unificarán acciones y criterios para su declaración definitiva. Sería la primera de la provincia ...

Argentina: 18 mil personas visitaron Cataratas durante el fin de semana

Solo el domingo, día del 82° aniversario del Parque Nacional Iguazú, ingresaron al lugar ...