Miramar: un destino familiar en la costa atlántica bonaerense

Caminando, en bicicleta, en 4×4, a caballo o por el aire, el turista puede conocer las bondades de esta ciudad marítima que recibe al visitante con opciones para grandes y chicos. Miramar, en la costa sur de la provincia de Buenos Aires, es un destino familiar para todo el año, gracias a la diversidad de sus paisajes y sitios de interés.

 
Lo recomendado es aprovechar la mezcla de sitios naturales, entre dunas, playas y bosques, para vivir al máximo las actividades al aire libre.
 
Desde cabalgatas relajantes a través del silencioso Vivero Duníco la Ameghino, hasta las apasionantes travesías en cuatriciclo por las vertiginosas dunas, Miramar está llena de opciones.
 
Para aquellos que buscan una escapada relajante y tranquila, pueden disfrutar de las caminatas por rincones desconocidos del Vivero Dunícola Florentino Ameghino, o recorrer las playas desiertas y balnearios vecinos, para descubrir senderos inexplorados por la mayoría de los turistas.
 
El Vivero Municipal constituye uno de los paseos más tradicionales de la ciudad en cualquier época del año, con más de 500 hectáreas forestadas con imponentes eucaliptos y varias especies de coníferas.
 
Para los que prefieren hacer un recorrido de forma más dinámica, nunca está demás recorrerlos en mountain bike, práctica que se desarrolló en Miramar durante los últimos Juegos Panamericanos con sede en la ciudad de Mar del Plata, en 1995.
 
Dentro del recinto se pueden hacer diferentes actividades: tomar sol, comer un asado en familia o explorar sus interminables caminos subiendo y bajando en lomas y médanos entre añosos pinos que crecen junto a los aromos.
 
Para los fanáticos del rally, se puede explorar la ciudad a través de las travesías en 4×4 llevando a fondo el rendimiento de sus motores. Los recorridos se hacen en los bosques y las playas desiertas, pasando por Mar del Sur y Centinela del Mar.
 
Miramar tiene dunas de hasta 15 metros de altura lo que garantiza diversión plena en 4×4, sin requerir de mucha destreza física. El recorrido promete emoción al subir y bajar a toda potencia los médanos, la destreza de zigzaguear entre los  altos pinos del bosque y la libertad de ir a toda velocidad en paralelo al mar por las playas desiertas.
 
Miramar ofrece también un circuito gastronómico sorprendente, compuesto por veinte restaurantes con exquisitas e interesantes propuestas, como carne de yacaré, faisán, cazón, pizzas, picadas, tablas de mar y el típico asado criollo.
 
Asimismo, la zona de Miramar y sus alrededores, en particular la de las barrancas, es mundialmente conocida por su abundancia de material paleontológico, restos de animales que vivieron en épocas prehistóricas. Fue en esta zona donde el eminente paleontólogo Florentino Ameghino realizó gran parte de sus descubrimientos e investigaciones.
 

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Argentina: Crece el ecoturismo en la provincia de Chaco

Entre los atractivos turísticos de la provincia norteña se encuentran una gran cantidad de ...

Neuquén: maravillas naturales de Junín de los Andes

Entre montañas, volcanes y termas, los visitantes podrán descubrir los lagos

Crece la preferencia por el turismo ecológico en México

Dos de cada cinco viajeros mexicanos planean realizar un paseo ecológico este año