Patagonia: una excursión en catamarán por el río Negro

La excursión que se realiza en la histórica embarcación Catamarán Currú Leuvú, aguas arriba de las ciudades de Viedma y Carmen de Patagones ‘es para enamorarse del paisaje del río Negro y las islas’, según afirma el experimentado timonel Fernando Campisi, responsable de la nave por concesión de la municipalidad de la capital rionegrina.

 
‘Yo creo, por lo que siempre dicen los turistas, que ofrecemos un viaje inolvidable por las costas y entre las islas, en un paisaje que para muchos es inimaginable en este rincón de la Patagonia’ añade, en diálogo con Télam.
 
El recorrido se inicia en el muelle de lanchas de la ciudad de Viedma y toma el curso río arriba, para pasar frente al histórico apostadero de la Prefectura Naval Argentina, y más adelante por debajo del puente Basilio Villarino, que cruza por arriba del río.
 
Un poco más adelante la nave se desliza frente a los balnearios municipales de la ribera de Patagones y se introduce en uno de los brazos del Negro, en un delta formado por una docena de islas de increíble verdor.
 
Desde la cubierta del barco se pueden observar los sembrados de diverso tipo en las chacras instaladas en islas de hasta una 40 hectáreas de superficie.
 
‘Estamos en pleno verano, hay mucha gente viniendo. Hasta hace dos años atrás, cuando terminaba febrero se cortaba la navegación; pero en base a la promoción se pudo comenzar a trabajar en invierno los días domingos y los feriados largos’, comenta Campisi, popularmente conocido como `Nando` entre los pobladores de la zona.
 
En el viaje de regreso el Catamarán pasa muy cerca de la costa de Carmen de Patagones, para que los viajeros puedan apreciar el casco antiguo de la ciudad; y llega hasta el viejo puente ferrocarretero, recientemente restaurado, que cruza por arriba de las aguas en el otro extremo del sector urbano.
 
Durante esta parte del itinerario los guías, de la subsecretaría de Turismo de Viedma, aportan datos y referencias históricas acerca de los orígenes de la fundación de estas poblaciones, en 1779 por orden de la corona española.
 
En esta temporada las excursiones, de una hora y media de duración, se realizan los jueves, viernes, sábados y domingos con salida a las 18; la tarifa es de 100 pesos para los adultos y de 30 para los menores.
 
El capitán advierte que ‘también ocurre que algunas personas prefieren salir más tarde, para apreciar la nueva iluminación ornamental del puente ferrocarretero y por eso, a pedido de contingentes, partimos a las 19.30 para alcanzar la noche navegando por esa zona’.
 
Acerca de la procedencia de la embarcación `Nando` relató que ‘lo fabricaron en el año 72 en Buenos Aires, en talleres de la zona de la Boca; en el 75 lo trajeron adentro del buque madre Cándido Lasala de la Armada, que media 300 metros de largo; cuando llegó lo bautizaron como `Currú Leuvú` que quiere decir río Negro en mapuche.’
 
‘El barco era del gobierno de Río Negro, para excursiones, y durante 22 años lo condujo mi viejo, hasta que enfermó. Luego lo hizo mi primo, pero hubo una concesión que le rompió la maquinaria y quedó tirado en la Prefectura durante siete años’ contó.
 
Más tarde Campisi, asociado al periodista y deportista náutico Miguel Roa, logró el apoyo de diversos organismos públicos y el Catamarán pudo ser reparado integralmente, poniéndolo nuevamente en servicio en el 2002.
Alejandro San Martín
Télam

Tags:

Esto tambien te puede interesar