Argentina: El Zoo de La Plata empieza a cambiar su fisonomía

Las tardes en el Zoo platense ya en nada se parecen a aquellas de otros tiempos, cuando era una de las atracciones más concurridas y bulliciosas del Bosque. Con una creciente escasez de fauna exótica, hay pocas visitas, casi ni asoman los clásicos contingentes escolares y el silencio que reina sólo lo rompe, por momentos, el estruendoso rugido de las leonas, amplificado dentro de la cueva donde debe estar el par de hembras para mantenerse separadas del único macho de la especie alojado en el predio.

 
Se advierten así, con la desarticulación del paseo tradicional, las primeras señales de la transformación que busca convertirlo en un parque ‘amigable’ con los animales.
 
Semanas atrás, el Zoológico despidió al búfalo ‘Milu’, el primer ejemplar con el que comenzó a ponerse en práctica el plan de reconversión. De origen asiático, el gran bóvido fue trasladado al Ecas, donde cuenta con dos beneficios, según se remarcó desde la dirección del Zoológico: la gran extensión de 220 hectáreas, sin jaulas, y la compañía que ahora tiene junto al medio centenar de ejemplares de su especie, por lo que el animal puede ahí sí vivir en manada, es decir, en su forma natural.
 
En los próximos días, será el turno del traslado del ciervo dama, que también iniciará su experiencia en semilibertad en el predio del Parque Pereyra.
 
Lo seguirán el águila escudada, que es autóctona, del área de la cordillera chilena, pero en la búsqueda del bienestar animal que se plantea se cree que en el Zoológico porteño un equipo especializado en aves rapaces la podrá preparar para liberarla luego en su hábitat; el antílope Eland (africano), que irá a un amplio parque de América, en el noroeste bonaerense; y dos lemures (originarios de Madagascar) que recibirá el Zoo Batán, una estación de revalorización de animales salvajes donde los pequeños monos habitarán la isla destinada a los simios ubicada en el parque de Mar del Plata.

Tags:

Esto tambien te puede interesar