Argentina es uno de los países con peor legislación en protección animal

perro maltrato animal

La segunda edición del Índice de Protección Animal (en inglés Animal Protection Index – API) 2020, desarrollado por World Animal Protection, identificó una sorprendente falta de legislación en bienestar animal y afirma que es necesaria la implementación de mejoras urgentes, no solo en Argentina, sino también en los 50 países que fueron evaluados. El (API) demuestra que, en nuestro país, hay margen de progreso en muchas áreas relacionadas con el bienestar animal, como la aceptación legal de la capacidad de sentir por parte de los animales, mejoras en la etapa de cría en granjas o la necesidad de legislar las investigaciones que implican el uso de animales. La API también encontró que, en países como Marruecos, Irán, Argelia y Bielorrusia, aún carecen del marco legal básico necesario para proteger a los animales.

Los países se clasificaron de A (siendo el puntaje más alto) a G (siendo el puntaje más débil) de acuerdo con su política y legislación. Argentina ha sido rankeada como E, debajo de Brasil, Uruguay y México, debido a una ley de protección animal incompleta y desactualizada, a una baja presencia del Estado en lo que respecta al bienestar animal y a un foco especialmente puesto en animales de granja, lo que lleva a descuidar la vida silvestre o mascotas. Sorprendentemente, ningún país ha obtenido una “A”, algo que preocupa a los investigadores.

Específicamente en Argentina, la organización ha descubierto que, aunque existe la ley 14346 que prohíbe el abuso y la crueldad hacia los animales, la misma no reconoce explícitamente la capacidad de sentir por parte de ellos. Es por eso que en 2016, la corte dictaminó un habeas corpus a favor de la libertad de Cecilia, una chimpancé que se hallaba en pésimas condiciones de cautiverio en el zoo de Mendoza. Con el objetivo de ayudarla, se le pidió a la justicia que la considerara un sujeto de derecho. Finalmente, luego de un año, el reclamo fue aprobado, sentando las bases para reconocer que los animales son portadores de derechos y que deben ser considerados como personas ante la ley.

Pero a pesar de este avance, al día de hoy la ley 14346 no especifica con claridad qué sucede en caso de un acto de crueldad animal, así como tampoco define el deber de cuidado y amor que tienen que brindar los dueños hacia sus animales.

Otro punto importante que destaca World Animal Protection es el hecho de que no están prohibidas las duras condiciones de confinamiento en las que viven los animales de granjas.

Argentina aún no se está ajustando a los estándares internacionales que sustituyen prácticas de dolor y que permiten que los animales tengan una vida digna en la que puedan desarrollar sus comportamientos naturales. Por ello, resulta sumamente necesario establecer qué comportamientos deben tener las granjas para responder a estándares de bienestar animal durante la etapa de cría. Esto debe ser especificado en una ley y controlado por inspecciones que aseguren la puesta en práctica de dichas políticas de bienestar.

Los animales como los cerdos y las gallinas en los sistemas de cultivo intensivo, se mantienen en condiciones de hacinamiento, lo que conduce a una mala higiene y evita que muestren comportamientos naturales, causando estrés y, posteriormente, sistemas inmunes debilitados. Esto causa un enorme sufrimiento tanto para los animales silvestres como para los animales de granja y crea un semillero mortal de enfermedades.

A nivel global, las graves preocupaciones sobre el bienestar de los animales van desde la agricultura intensiva, la explotación de los animales en aras del entretenimiento y el comercio de vida silvestre. Esta última, una amenaza comprobada de brotes de enfermedades como la epidemia mundial más reciente, el coronavirus.

El API evalúo cuatro aspectos fundamentales:

  • El reconocimiento de la sensibilidad animal y la importancia para la prohibición del sufrimiento animal.

  • La existencia de legislación de protección animal.

  • La creación de organismos gubernamentales de apoyo.

  • La adhesión, cumplimiento y apoyo a las normas internacionales de bienestar animal.

El reporte, además de evaluar la legislación y políticas de los gobiernos, formula una serie de recomendaciones para que cada país reconozca formalmente a los animales como sensibles en la legislación, dada la evidencia científica que ha demostrado que todos los vertebrados, cefalópodos y crustáceos decápodos son sensibles.

En Argentina, el API recomienda también que el gobierno incluya en la ley 14346 una definición de bienestar animal alineada a la de OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), que contenga el concepto de las 5 libertades. A su vez, seguir los estándares planteados por dicha organización, los cuales deben ser incluidos en las políticas y leyes del país.

Además, la organización insta al gobierno de Argentina a prohibir la cría de pieles, que es inherentemente cruel y causa dolor y angustia a los animales, el sacrificio religioso, la prohibición del uso de animales en circos a lo largo de todo el país y la necesidad de una definición más clara del rol que le concierne a la Comisión Nacional para el Bienestar Animal, creada en 2004 y compuesta por representantes de organizaciones de bienestar animal, pero que al día de hoy, no queda claro su campo de aplicación e influencia dado que todo parece quedar en manos de SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), un organismo del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Kelly Dent, Directora Global de Compromiso Externo en World Animal Protection dijo:

“Las buenas prácticas de bienestar animal ayudan a prevenir enfermedades y el reciente brote de coronavirus lo demuestra. Al mantener a los animales limpios, sanos y al proporcionarles suficiente espacio para que exhiban un comportamiento natural, finalmente se combatirá la amenaza de las enfermedades zoonóticas.

“Hacemos un llamado a todos los gobiernos para que mejoren de inmediato sus estándares de bienestar animal y de hecho se conviertan en debates actuales y críticos sobre alimentos, salud pública y desarrollo sostenible”.

World Animal Protection lanzó a comienzos del año un video de 30 segundos para resaltar las formas en que no estamos protegiendo a los animales, haciendo la pregunta:

¿la vida de un animal no significa nada? Una pregunta que debemos hacer a los gobiernos que actualmente carecen de las políticas de bienestar animal más básicas.

Tags: