Cazador mató 30 quirquinchos, viralizó el video y lo detuvieron

quirquinchos

“(…) Nos hemos venido para hinchar los huevos, nomás. Para comer unos piches con mi hermano, porque es el cumpleaños de él. Así que es para vos, que decías que yo era un palangana. Por eso no fui a cenar con ustedes”.

Eso es lo que se oye, palabras más, palabras menos y sumadas a una serie de epítetos que se tornan desagradables sobre el estado de los casi 30 piches (o quirquinchos) que yacen muertos en el baúl del auto. Así se lo ve en un video de 51 segundos -que él mismo envió- al “cazador cazado”. Se trata de un hombre que fue aprehendido durante la tarde del lunes en San Rafael, y que fue imputado por el fiscal Iván Ábalos por infringir la ley 22.421 (Ley de Fauna); ya que el piche (Zaedyus pichiy, según su nombre científico) es uno de los mamíferos que forma parte de la lista de especies silvestres protegidas en la provincia.

Si bien el hombre recuperó la libertad -ya que no contaba con antecedentes-, el video fue una prueba clave para su imputación por caza ilegal y predatoria.

Es que cuando personal de la Policía Rural, de la Departamento de Fauna y de la Unidad Fiscal de San Rafael se hizo presente en la vivienda del involucrado (en el barrio El Molino, de ese departamento), no encontraron los cadáveres de los ejemplares. No obstante, el hombre reconoció ser el autor, y el vehículo del imputado (el mismo que se observa en el video) fue secuestrado y periciado; ya que sobre el baúl se hallaron restos de sangre. Lo mismo ocurrió en bolsos y cuchillos que estaban en su poder, y que se estima que fueron utilizados para la caza.

El video que resultó clave para la identificación y posterior imputación del cazador fue filmado por otras personas que lo acompañaban la madrugada del domingo pasado (9 de febrero); y él mismo lo reenvió a parientes que lo habían invitado a comer esa noche.

Al lado de sus presas, el hombre relata su “hazaña” y explica que por ello no pudo ir a comer con las personas a quienes les envió el material. No obstante, les promete que más adelante podrían juntarse todos a comer los quirquinchos que había cazado. La denuncia fue anónima.

Desde el departamento de Fauna de la Dirección de Recursos Naturales de la Secretaría de Ambiente destacaron que son llamativos los procedimientos en los que se constata e identifica a cazadores furtivos capturando piches -especie protegida- en diferentes puntos de Mendoza. Se trata de una presa muy codiciada en el mercado negro; ya sea para su comercialización, como así también para su preparación como menú gastronómico.

“En esta época del año, la especie se encuentra en etapa reproductiva. Por esto, al cazar una hembra, es muy probable que la afectación no solo sea sobre ella; sino también sobre las crías que quedan desamparadas”, destacó el jefe de Fauna, Adrián Gorrindo. Además, destacó que esta acción provoca un impacto en el equilibrio ecológico, ya que esta especie forma parte de una cadena trófica de la cual dependen otras especies.

La caza de fauna silvestre se encuentra prohibida en la provincia. En lo referido a caza de piche, las multas administrativas van desde los 2.223 pesos hasta los 22.225 pesos, por ejemplar; según informaron desde el Departamento de Fauna Silvestre.

El pichi (Zaedyus pichiy), también llamado piche o quirquincho es una de las especies silvestres protegidas de Mendoza con mayor presión de caza. “Fauna presentó un proyecto para incorporar a esta especie a la Ley de Monumentos Naturales Provinciales (6.599), a fin de otorgarle un valor agregado de conservación a la especie”, destacó por su parte el Director de Recursos Naturales Renovables, Sebastián Melchor.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

guacamayas azules

Extintas en estado salvaje, las guacamayas azules regresan a Brasil

Un lote de 50 ejemplares llegó proveniente de Alemania, en un intento de devolver ...

Estudian la alimentación y comportamiento de los pingüinos de Magallanes

Gracias a un innovador instrumental de medición se registraron datos antes desconocidos acerca de ...