Chubut: casi un millón de pingüinos se reúnen en Punta Tombo

Como cada año, en agosto comenzaron a llegar los machos a esa reserva natural chubutense, que se reencuentran con sus hembras en septiembre tras permanecer en el mar separados unos siete meses, y suman más de 500 mil ejemplares.

 
 
En esta estrecha punta pedregosa que penetra en mar patagónico, las parejas anidarán en la misma cueva del año anterior, desovarán empollarán, criarán y adiestrarán a los pichones y cambiarán su plumaje, para volver a partir durante el verano.
 
Ya cerca de la estación cálida, según autoridades ambientales, llegarán otros 300 mil ejemplares juveniles, algunos de los cuales formarán pareja, pero la mayoría sólo permanecerá para cambiar su plumaje.
 
Ésta es la pingüinera continental más grande del mundo de esta especie, que vive en aguas templadas y se caracteriza por su tamaño medio y el doble collar que separa el plumaje blanco del pecho y el vientre y el negro del lomo y las alas.
 
‘Las normas son claras: acá mandan los pingüinos’, dijo amable aunque sin broma un guardafauna a Télam, y explicó que los visitantes tienen la posibilidad de encontrarse con pingüinos prácticamente entre sus pies, pero está prohibido tocarlos.
 
Un camino bordeado de piedras marca el sendero del que no debe salir la gente, además de varias pasarelas de madera, entre las que se destaca una elevada, de 150 metros, recientemente inaugurada y que permite llegar al mirador natural de Rocas Rojas.
 
Desde allí, con el ruido de la rompiente una decena de metros abajo, se tiene un vista panorámica de la colonia que cubre las arenas amarillas y el amplio paisaje de las soledades patagónicas.
 
Muchos pingüinos juguetean entre la espuma blanca que genera el mar verde esmeralda en ‘El Piletón’, bajo el brillante sol del mediodía y el fuerte azul del cielo sureño, en contraste con las rápidas nubes que lleva el viento y el rojo del mencionado promontorio que completa la colorida postal.
 
El visitante, como indicó el guía, tiene instrucción de no interferir en la vida de los pingüinos, aún cuando éstos invadan la franja peatonal: se debe evitar asustarlos o enojarlos, en caso de que ataquen a picotazos hay que alejarse lentamente y siempre cederles el paso al cruzarse con ellos.
 
Desde los senderos se los puede ver en el área de nidificación, donde algunas parejas duermen o ya empollan sus dos huevos anuales en la cueva, mientras otros limpian el nido en espera de la hembra y algunos cavan uno nuevo si encontraron el suyo destruido.
 
La figuras bicolores cubren las suaves praderas hasta el horizonte, entre los bajos matorrales de la estepa, de los que a veces sobresalen las peludas figuras marrones y amarillentas de los guanacos, que también viven en manadas en la reserva.
 
El sonido que predomina sobre el fondo del rumor marino es el canto de los pinguinos, para el que estiran sus cuellos hacia el cielo y mantienen abierto el pico para emitir un fuerte y entrecortado ronquido similar a un rebuzno.
 
No todo es paz y entre los machos suele haber peleas, en general por territorio y a veces por las hembras, y entonces sus fuertes picos terminados en forma de gancho causan heridas y se pueden ver algunos pingüinos con la cabeza ensangrentada o tuertos, ya que en la lucha muchos apuntan a los ojos.
 
La famosa foto de dos pinguinos con el pecho pegado y tocándose con los picos, puede parecer la de una romántica pareja que se encuentra después de siete meses en el mar, pero también la de dos machos al comenzar una disputa.
 
Otros, ya junto a su pareja, parecen escarbar con el pico entre las diminutas plumas como escamas, pero en realidad lo que hacen es cubrirla de la natural crema impermeabilizante que extraen de sus glándulas uropígeas, también llamadas ‘de acicalamiento’.
 
Esa cobertura que se aplican a sí mismos o uno al otro, además de darles un elegante brillo al plumaje, los protegen para que puedan estar horas y días en las aguas saladas y frías del mar austral.
 
Esta pingüinera de unas 210 héctáreas y ubicada a 100 kilómetros de Trelew fue creada en 1979 y desde entonces aumenta cada año su población, debido a la amistosa relación de pingüinos y humanos.
 
Los pingüinos conviven también con aves como gaviotas cocineras y australes, gaviotines, skúas y cormoranes, y mamíferos como maras, zorros, peludos y guanacos, aunque algunas de estas especies son predadoras de sus huevos o de las crías.
 
La temporada de pingüinos, que comenzó esta semana en coincidencia con la temporada de ballenas en la también chubutense Península Valdés, se extenderá hasta fines del verano.

Télam

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Una mujer estranguló a su perro y fue detenida

La propietaria de la mascota, de 26 años, fue detenida. Ocurrió en Florida, Estados ...

Restauración de especies en el Iberá: Un proyecto único en el mundo

El proyecto busca restaurar especies extintas como el yaguareté, el oso hormiguero, el pecarí ...

La población de elefantes africanos cayó 30% en siete años

El resultado del Gran Censo de Elefantes pone de manifiesto que en 2014 había ...