Encuentran en los bosques de Madagascar a rara ave que no se veía desde hace 24 años

Más leídas

Los conservacionistas celebraron a inicios de este mes los primeros avistamientos en 24 años de la ave, tetraka piquicorto, un pájaro cantor de garganta amarilla nativo de Madagascar por el que los ornitólogos se habían temido lo peor.

Una expedición a regiones remotas del país insular confirmó dos avistamientos recientes del ave.

De hecho, los científicos también han aprendido un poco más sobre el comportamiento de esta pequeña ave, lo que podría ayudar a explicar cómo ha pasado desapercibida durante tanto tiempo, aunque siga siendo extremadamente rara.

El último avistamiento documentado del tetraka piquicorto, en 1999, se produjo en las selvas tropicales del noreste de Madagascar, uno de los puntos de biodiversidad más grandes del mundo, con cientos de especies vertebradas únicas.

Una expedición afortunada

En diciembre, un equipo internacional de investigadores dirigido por el Fondo Peregrino, con sede en EE.UU., condujo durante 40 horas y caminó durante medio día hasta el último lugar donde se había visto a esta ave.

Descubrieron que gran parte del bosque había sido destruido y convertido en granjas para la producción de vainilla, a pesar de que la zona está oficialmente protegida. Al cabo de ocho días, John Mittermeier, miembro del equipo y director del programa de aves perdidas de American Bird Conservancy, avistó por fin un ejemplar saltando entre la densa maleza cerca de un río rocoso y tomó una foto.

“Si el tetraka piquicorto siempre prefiere las zonas cercanas a los ríos, esto podría ayudar a explicar por qué la especie ha sido pasada por alto durante tanto tiempo”, dijo. “La observación de aves en los bosques tropicales consiste en escuchar los cantos de las aves, por lo que, naturalmente, se tiende a evitar pasar tiempo junto a ríos caudalosos donde no se puede oír nada”.

Otro ejemplar localizado por un segundo equipo también pasaba la mayor parte del tiempo en la densa vegetación cercana a un río, presumiblemente buscando insectos y otras presas en la húmeda maleza.

“Ahora que hemos encontrado al tetraka picocorto y conocemos mejor su hábitat, podemos buscarlo en otras partes de Madagascar”, declaró Lily-Arison Rene de Roland, Directora del Programa de Madagascar del Fondo para la protección de los halcones peregrinos.

Especies amenazadas

El ave figura en la lista de las diez aves perdidas más buscadas, una colaboración entre Re:wild, American Bird Conservancy y BirdLife International, todos ellos socios de la expedición.

Más de la mitad de las aves de Madagascar, unas 115 especies, son endémicas, lo que significa que no se encuentran en ningún otro lugar. Más de 40 especies de aves de la isla están clasificadas como amenazadas de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El tetraka picocorto no está clasificada por falta de datos. Los principales factores de pérdida de biodiversidad en Madagascar son la destrucción de los bosques para dar paso a la agricultura, la degradación de los hábitats, las especies invasoras, el cambio climático y la caza.

Según investigaciones anteriores, entre los años 1950 y 2000 se perdió cerca del 40 % de la cubierta forestal original de la isla.

Últimas noticias

Nació en los Esteros del Iberá una nueva camada de cachorros aguará guazú

Conoce la historia de Malevo y Preta, una pareja de aguará guazú que está contribuyendo a la recuperación de esta especie en Argentina.