Éste era el tamaño real que tenía el tiburón megalodón

megalodon

El megalodón es una criatura marina que ha ganado mucha popularidad en los últimos años gracias a Hollywood. Películas como Megalodón han ayudado a crear esa imagen de un tiburón gigante que habita en el océano y que es capaz de devorar todo aquello que se encuentre en su camino. Pero, ¿qué tamaño tenía realmente el megalodón? Un estudio de la Universidad de Bristol en colaboración con la de Swansea parece haber dado con la respuesta.

El gran tiburón blanco, que aparece en la película Jaws, está considerado un descendiente lejano del megalodón y suele medir más de 6 metros de largo. Los investigadores han usado métodos matemáticos y comparaciones con animales descendientes para obtener el tamaño del megalodón, que vivió en un período lejano, de entre 23 millones a 3 millones de años desde hoy.

Los resultados de la investigación sugieren que el megalodón, de 16 metros de largo, tenía una cabeza que medía 4,65 metros de largo, una aleta dorsal de 1,62 metros y una cola de 3,85 metros. Esto significa que un humano adulto podría ponerse de pie en la espalda del animal y mediría lo mismo que la aleta de este.

Hasta ahora solo se había estudiado al gran tiburón blanco

“Siempre he estado loco por los tiburones. He trabajado y vivido con tiburones grandes en Sudáfrica, obviamente protegido por una jaula. Hay una sensación constante de peligro, pero los tiburones son criaturas preciosas y animales muy bien adaptados que los hacen muy atractivos a la hora de estudiarlos”, explica a The Guardian Jack Cooper, quien tiene un master en paleobiología por la Universidad de Bristol.

“El megalodón es el animal que me animó a estudiar paleontología por primera vez cuando solo tenía seis años. Este era el proyecto de mis sueños. Pero estudiar a este animal es difícil ya que lo que realmente tenemos son solo un montón de dientes aislados”, comenta Cooper.

Hasta ahora, el fósil de megalodón solo se había comparado con el del tiburón blanco, pero para este estudio la investigación se ha extendido a cinco especies actuales de tiburones. Los investigadores comprobaron si los animales vivos cambiaban de proporción a medida que crecían, pero no fue el caso. “Esto quiere decir que simplemente podríamos coger las curvas de crecimiento de cinco formas modernas y proyectar la talla general a medida que aumentan de tamaño. Y así hasta un cuerpo de 16 metros”, aclara Cooper.

Tags: