Indignación en redes sociales por la polémica moda de tatuar a los perros

Más leídas

La estupidez humana no tiene límites y en ocasiones parece que el maltrato y  crueldad hacia los animales tampoco. Ahora se puso de moda tatuar a los animales, principalmente a los perros y a los gatos y las sociedades protectoras de todo el mundo se manifestó en contra de hacer tatuajes en los cuerpos de los animales.

Perros y gatos con diseños marcados con tinta en su piel ya pueden verse casi con normalidad en Estados Unidos, Alemania y algunas regiones de China y Japón, todo con fines estéticos o de seguir ciertos lineamientos de distinción y moda, pero lejos de tener en cuenta el sufrimiento de los animales.

Los amantes de los animales no tardaron en mostrar su repudio e indignación ante esta práctica, ya que las mascotas son sometidas a un tremendo stress y dolor innecesario y deben ser anestesiadas de una manera peligrosa para que el tatuador pueda realizar su trabajo sobre la piel del animal.

Más allá de esto siempre está el riesgo de que sufran una reacción alérgica severa a la tinta o que su piel se vea afectada en el proceso de cicatrización del tatuaje.

“Esto es crueldad animal, estos humanos son unas bestias, sin querer ofender a los animales, no tienen ni una pizca de cerebro, es indignante, por eso este mundo está como está” y “Espero que sea fake, que si no es así eso es maltrato animal”, fueron algunos de los comentarios en las redes tras la trascendencia del tema.

Aunque algunos internautas mencionaron que algunas fotos son editadas o que los hechos no ocurrieron, en años pasados si se han documentado casos sobre este tipo de maltrato animal, tal es el caso de un hombre de Carolina del Norte, en Estados Unidos, que en 2013 tatuó a sus dos perros pitbulls para poder identificarlos.

Últimas noticias

Hongos, el tesoro oculto de la Patagonia: superalimento, cultivo simple y rol clave para la humanidad

Explora la diversidad y economía de los hongos comestibles en el Congreso Internacional de Hongos Micorrízicos en Esquel.