La Amazonía se convierte en un cementerio de abejas

colmenas

Las abejas están muriendo debido a la deforestación y al uso de pesticidas en las plantaciones de soja en la Amazonía. Los residentes locales, que anteriormente lograron ganarse la vida con la meliponicultura, hoy sufren cuando encuentran cementerios de abejas reales en sus propiedades.

Un informe de Mara Régia y Elizabeth Oliveira denuncia el daño causado por la producción de soja en la Amazonía. Esta práctica, además de causar una deforestación desenfrenada en la región, haciendo que el planeta sea cada vez más cálido, está acabando con la vida de animales, insectos y personas, debido al uso indiscriminado de productos químicos.

Cementerio de abejas

Uno de los lugares más afectados por el monocultivo de soja es Chácara João do Mel, en Belterra, en el oeste de Pará, propiedad del Sr. João Batista Ferreira, de 59 años, quien tenía la meliponicultura como su principal actividad económica.

El informe dice que João do Mel tenía 1,000 colmenas, construidas por él en el transcurso de su vida. Cada caja produjo alrededor de 5 a 6 kg de miel. Sin embargo, el agronegocio causó un cambio en el comportamiento de las abejas que terminaron muriendo, dejando las colmenas vacías.

Actualmente, João do Mel tiene solo 100 colmenas, cuya producción no produce ni siquiera un kilo de miel. De ahí viene lo que lamenta y llama el «cementerio de abejas», porque los pocos que quedan ya no producen como deberían y lo peor, se alimentan de su propia miel para sobrevivir.

Para empeorar las cosas, además de las abejas que no pueden polinizar debido al exceso de pesticidas en las plantaciones y la deforestación de los bosques, el desequilibrio ecológico hace que tengan que lidiar con algunos depredadores. Es el caso de los osos hormigueros que rompen las cubiertas de las colmenas en busca de alimento.

Uso indiscriminado de pesticidas.

Estas situaciones están minando las esperanzas de los productores locales, especialmente la del Sr. João, quien, además de no ver otro futuro en la apicultura, también genera una alerta muy seria sobre las consecuencias del uso de pesticidas sin supervisión.

Según él, los productos químicos rociados en las plantaciones de soja terminan siendo esparcidos por el viento y la lluvia, llegando incluso a los árboles más altos, que tienen flores que se utilizarían en la polinización de las abejas.

La falta de inspección en el uso de pesticidas en monocultivos de soya también está causando problemas para la salud de los residentes de la región. Según el artículo, el número de casos de cáncer aumenta cada día. Hasta entonces, esta enfermedad ni siquiera existía allí y esa es una de las preocupaciones de la población.

Con la muerte de las abejas, João do Mel tuvo que buscar otra actividad para asegurar el sustento de la familia y el hijo que está en camino. Estableció un taller y comenzó a producir muebles y piezas decorativas con restos de madera.

A pesar del cambio en la dirección profesional, João do Mel no abandonó a sus abejas. Junto con su hermano José Batista Ferreira, de 57 años, quien también posee una propiedad en un área de conservación, luchan para evitar que los polinizadores se extingan.

En la propiedad de José, también conocida como Pastor Natalino, todavía hay una diversidad de bosques y animales que ayudan en la dispersión de semillas y hacen que la miel de la región tenga un alto valor nutricional. A pesar de la caída en la producción de miel, creen que el área todavía se puede considerar una «isla de vida silvestre», pero deben estar atentos a la avalancha de productores de soja que pretenden comprar estas propiedades.

Riesgos para la salud de las personas.

Al igual que ellos, otras personas entrevistadas temen los efectos de los pesticidas, no solo en las plantaciones, sino también en la salud en general. El olor del químico rociado en las plantaciones de soja, invade los hogares y causa alergias, problemas respiratorios y enfermedades más graves como el cáncer.

La contaminación también llega a las ciudades a través del aire, el agua y el suelo, lo que hace que los habitantes vivan con el temor de contraer tales enfermedades. Sin embargo, desafortunadamente no pueden hacer nada por ahora, ya que no tienen a nadie en quien confiar para monitorear este crimen. Ni siquiera con el alcalde de Belterra, Joclélio Castro de Macedo, que es médico, pero demuestra estar más preocupado por la actividad económica de la región.

Tags: