viernes, septiembre 30, 2022

Las guardabosques del Congo luchan por salvar a los últimos gorilas de montaña

Más leídas

Cuando Jolie Kavugho Songya tenía nueve años, quería hacerse mayor para ser como su padre. Nunca había visto un gorila, pero sabía que el trabajo de su progenitor consistía en proteger de los cazadores furtivos y las milicias a la población congoleña de estos simios poco comunes. Solamente había un problema: ninguna mujer había entrado nunca a formar parte del cuerpo de guardabosques dedicados a proteger la fauna de Virunga, el parque nacional más antiguo de África.

Songya estaba decidida. ‘Nací en una familia de guardabosques’, cuenta. ‘Mi padre me enseñó que hay que salir al mundo y luchar por lo que quieres’. Cuando los guardas del parque decidieron abrir sus filas a las mujeres, Songya, que en la actualidad tiene 27 años, formó parte de la segunda tanda de reclutas femeninas y se unió al cuerpo en 2014. Hoy en día es una de las 27 mujeres que superaron el riguroso proceso de selección para convertirse en guardabosques con dedicación exclusiva dentro de unas fuerzas integradas por más de 600 miembros.

Cuando iba al colegio, le entusiasmaban la geografía y las asignaturas relacionadas con la naturaleza. Ahora es una experta en la inmensa jungla que se ha convertido en su lugar de trabajo, y en la que, Kaláshnikov en mano, protege a los turistas mientras se desplazan por el parque nacional para ver a los famosos gorilas.

Es un trabajo peligroso, como ella sabe muy bien. Su padre vivió para ver cómo su hija seguía sus pasos, pero murió en acto de servicio a principios de este año, al estallar de improviso una tormenta en el lago Edward, donde se encontraba patrullando. Su embarcación volcó y él se ahogó.

  “Baby boom” de gorilas en Uganda: nacen cinco en seis semanas

Las guardabosques de la República Democrática del Congo luchan por salvar a los últimos gorilas de montaña
Desde 1996, más de 160 guardabosques han perdido la vida cumpliendo su misión en el parque, pero Songya está dispuesta a asumir el riesgo. ‘Es peligroso, pero no te queda más remedio que aceptarlo. Lo tomas o lo dejas’, zanja.

En el mundo solo quedan 880 gorilas de montaña y el equipo de Virunga calcula que alrededor de una cuarta parta vive en el parque, que abarca una superficie de unos 7.800 kilómetros cuadrados a lo largo de la frontera oriental de la República Democrática del Congo con Uganda y Ruanda.

El parque es extraordinariamente hermoso y posee extensas superficies de selva espesa, una maraña de ríos y lagos, montañas cubiertas de nieve y dos volcanes activos. También se encuentra en el epicentro de un sangriento conflicto que desgarra el este de Congo desde hace dos décadas y que ha acabado con la vida de alrededor de cinco millones de personas y desplazado a más de dos millones.

Últimas noticias

Fugas de metano en los gasoductos Nord Stream: una bomba climática en el mar Báltico

Alemania advierte del daño significativo de las emisiones de este potente gas de efecto invernadero que acabarán en la atmósfera

Noticias relacionadas