jueves, junio 30, 2022

República Checa: Murió una hembra de rinoceronte blanco del norte y sólo quedan cuatro en el mundo

Más leídas
Nabire, una hembra de rinoceronte blanco del norte, murió este lunes en el zoológico de Dvur Kralove, República Checa, dejando así a solo cuatro ejemplares de esta subespecie en vías de extinción en el mundo. Nabire, de 32 años, padeció importantes problemas de salud.

 
‘Es una pérdida difícil de describir’, resumió en un comunicado Premysl Rabas, director del zoológico, el único del mundo que consiguió la reproducción en cautiverio de esta subespecie.
 
El animal padecía un quiste patológico que pesaba 40 kilos.
 
Solo quedan cuatro rinocerontes blancos del norte en el mundo: una hembra llamada Nola en el zoo de San Diego (Estados Unidos) y un macho llamado Sudan que vive con dos hembras, Najin y su hija Fatu, en la reserva keniata de Ol Pejeta.
 
El tráfico ilícito de marfil y cuerno de rinoceronte es una importante preocupación en el este de África, donde Kenia y Tanzania son los principales países de salida de estos productos, que luego viajan a China, Tailandia o Vietnam.
 
Otro macho, Angalifu, de 44 años, falleció a finales de 2014, en el zoológico Safari Park de San Diego. El semen y tejido testicular de Angalifu se almacenó en el Instituto Zoológico para la Investigación y Conservación de San Diego para su posible uso. 
 
‘Siendo realistas, estaríamos viendo morir a estos animales más o menos en la próxima década. Pero esperamos que al usar métodos artificiales de reproducción podamos reintroducirlos en el futuro’, señaló George Paul, veterinario adjunto de Ol Pejeta Conservancy.
 
Uno de los ovarios de Nabire, así como diferentes tipos de tejido fueron extraídos inmediatamente después de su muerte y enviados a un laboratorio especializado en Italia, indicó el comunicado.
  Repudio mundial en redes sociales a una famosa cazadora de animales
- Publicidad -
Últimas noticias

Geólogos encuentran un misterioso canal subterráneo que comunica Galápagos con Panamá

Un túnel de 1.609 kilómetros bajo la superficie terrestre que conectaría las Islas Galápagos con Panamá y por el que fluye magma de extremo a extremo

Noticias relacionadas