Rosario: Ecologistas alertan que hay una caza furtiva descontrolada en la zona de islas

La problemática de los cazadores furtivos en las islas frente a Rosario no es nueva. Las organizaciones ecologistas lo vienen denunciando y advirtiendo desde hace muchos años. Pero las imágenes viralizadas hace pocos días de hombres rifle en mano depredando la biodiversidad del humedal, principalmente nutrias y carpinchos, a plena luz del día, puso en evidencia la escasez de controles para impedir la caza furtiva, según denuncian los ecologistas. Además, alertan sobre la red clandestina de comercialización de las presas.

Primero fue la quema en las islas y luego la bajante extraordinaria del río Paraná. El amplio y diverso territorio que conforma la biodiversidad del humedal frente a Rosario aparece en serio riesgo ambiental. Pero a eso se suma la acción de cazadores furtivos que depredan todo tipo de especies silvestres que habitan el lugar.

Desde la organización ambientalista El Paraná No se Toca entienden que se trata de un problema de “vieja data” que abre toda una gama de cuestiones que se vienen debatiendo y poniendo sobre la mesa desde hace tiempo, pero que no se refleja en políticas ni medidas efectivas desde los gobiernos provinciales y nacional.

“El problema no es nuevo, es de muy larga data. Pero queremos hacer una diferenciación bien clara. Una cosa es el habitante de la isla que busca su medio de subsistencia para procurar alimentación; y otra son aquellos habitantes de la ciudad que utilizan la caza de especies silvestres como fin pseudodeportivo, pero asociado a un circuito clandestino de comercialización de fauna silvestre”, indicaron desde la entidad.

Esa cuestión puntual expone un problema aún más profundo, según entienden los ambientalistas. “Por un lado es totalmente ilegal, pero además, los animales no tienen control bromatológico, y allí se abre un grave inconveniente que afecta la salud pública”.

Según el monitoreo que hace la organización, se detectó cazadores cruzando a la isla en plena etapa de restricciones sanitarias, incluso personas que se internaban en el humedal desde distintos sectores del puente Rosario-Victoria, que debe custodiar Gendarmería Nacional. “Toda esa gente vive en la ciudad, y es de territorio santafesino”, advirtieron.

Frente a esta problemática, que ahora se hizo visible con fotos de gente rifle en mano en las islas a plena luz del día, los ambientalistas entienden que “los organismos destinados al control de esas situaciones son escasos”.

En ese sentido alertaron sobre “una realidad lamentable de los guardafaunas honorarios de Santa Fe, que son un puñado de personas que no recibe apoyo ni asistencia, y también la Policía Ambiental de Santa Fe. El gran número de cazadores que arrasa con la fauna silvestre de las islas proviene de la provincia de Santa Fe”, aseguraron.

Nutria y carpincho

Las especies más depredadas son el carpincho y la nutria, pero toda la fauna del humedal está en peligro y con un grado de extrema vulnerabilidad debido a la bajante del Paraná. El paisaje cambió lagunas y bañados por extensas estepas, y muchos riachos se convirtieron en senderos secos.

“Los animales de la isla están adaptados a las crecientes y bajantes, pero no a que los arrase la caza furtiva. Con la bajante se refugian en los márgenes de los cursos de agua porque su hábitat se modificó, quedan expuestos y son presa fácil para los cazadores, que de día andan con perros y de noche con reflectores”, manifestaron los ambientalistas.

Los incendios son una problemática recurrente en las islas. De acuerdo a los datos de las entidades, a los cazadores se les puede atribuir solo una parte del origen de los focos. “Queman pastizales por acampe o para provocar que los animales salgan de sus lugares”, remarcaron.

A pesar de un panorama poco alentador, los referentes de El Paraná No se Toca entienden que es muy importante sacar conclusiones positivas y concretas en medio de una situación crítica. “Se ponen al desnudo las falencias de los esquemas de protección del humedal”.

En ese sentido, advirtieron y pusieron como ejemplo que en el decreto del Poder Ejecutivo Nacional de la emergencia hídrica por la bajante de Paraná, “no hay resguardo precautorio sobre las problemáticas ambientales. Solo especial cuidado por los incendios. No hay una preocupación del Estado Nacional o provincial sobre la preservación de la biodiversidad, y nada de la fauna silvestre”.

Ley de humedales cajoneada en Diputados

Las organizaciones ambientalistas reclaman la urgente sanción de la ley de humedales para contar con marco normativo y jurídico que resguarde territorios como las islas frente a Rosario. Según el tratamiento parlamentario, el proyecto quedó estancado en la comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados, donde las distintas organizaciones ambientalistas insisten para que se trate con urgencia.

“Es una vergüenza, venimos remando desde 2003 con estos proyectos, en dos oportunidades perdieron estado parlamentario. Con la crisis de los incendios de la nada aparecieron 18 proyectos. Hubo reuniones, audiencias públicas y se logró consensuar uno unificado, pero hasta el momento no hay avances en el Congreso”, reclaman los ambientalistas.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Los perros nacen preparados para comunicarse con las personas

La genética también puede ayudar a explicar por qué algunos perros rinden más que ...

Revelan cómo funciona la especiación rápida de los capuchinos

Utilizando un reciente descubrimiento en los Esteros del Iberá, investigadores del CONICET y de ...